Long covid es una emergencia masiva

NOTA

Redacción ANCOP

El síndrome de covid prolongado, long covid o post-covid, es un problema de salud reciente, no bien caracterizado ni definido, que afecta la calidad de vida de las personas, e incide negativamente en su desempeño.


Sin embargo, tres investigadores se han dado a la tarea de descifrar las causas de long covid y descubrir cómo tratarlo, ya que aunque entre ellos no se conocen, tienen enfoques complementarios sobre la enfermedad, según un reportaje en el reciente número de la revista Science. Cada investigación deja en claro un enfoque: que long covid puede deberse a pequeños coágulos de sangre; presencia persistente de SARSCoV2, o un sistema inmunitario desestabilizado.


Danilo Buonsenso, médico infectólogo pediátrico del Hospital Universitario Gemelli, en Italia, hace casi dos años comenzó a ver a niños que, meses después de infecciones leves con SARS-CoV-2, todavía tenían dificultad para respirar, así como fatiga aplastante y otros síntomas. Su sospecha actual es que, en algunos de ellos, las células y los tejidos que controlan el flujo sanguíneo están dañados y la tendencia de la sangre a coagularse se incrementa.


Para Buonsenso, diminutos coágulos de sangre, sobrantes del ataque viral o alimentados por sus secuelas, podrían estar obstruyendo la circulación desde el cerebro hasta las articulaciones, con un efecto desastroso. “En algunos pacientes tenemos áreas específicas donde no entra flujo de sangre” o el flujo se reduce, dice. “No puedo decir que esta sea la verdad, por supuesto. Pero tiene sentido”.


Por su parte, la microbióloga Amy Proal, que trabaja en PolyBio Research Foundation, organización sin fines de lucro en Washington, Estados Unidos, no puede dejar de pensar en una segunda teoría principal de long covid: que el coronavirus sigue lastimando a las personas al permanecer en el cuerpo, incluso después de que pasa la infección aguda. Los estudios han demostrado que “el virus es capaz de persistir en una amplia gama de sitios

del cuerpo”, especialmente en los nervios y otros tejidos, dice Proal. Ella contrajo covid ya por tercera ocasión.


Siguiendo una tercera pista está Chansavath Phetsouphanh, inmunólogo de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney, Australia, motivado por lo que ha divulgado la sangre de los pacientes de long covid: un sistema inmunológico que se volvió loco incluso ocho meses después de haber dado positivo por primera vez. Había asumido que las células inmunizadas para combatir la infección se habrían calmado durante ese lapso. Entonces, "fue una sorpresa que estas células no se recuperaran", dice Phetsouphanh, quien está trabajando para establecer una colaboración internacional de long covid.


Para cada uno de estos investigadores, y muchos otros que exploran las causas de long covid, desenredar el síndrome complejo, con una definición aún en evolución, es un proceso laborioso y gradual, se lee en Science. Primero, deben mostrar que un posible contribuyente, como coágulos minúsculos, virus persistentes o anomalías inmunitarias, surge de manera desproporcionada en personas con long covid. Luego viene la parte difícil: demostrar que cada uno de estos rasgos, solos o en combinación, explica por qué el coronavirus ha convertido a millones de personas en sombras de lo que eran.


Todos están de acuerdo en que los operadores en solitario son poco probables. El virus persistente, por ejemplo, podría atacar el sistema circulatorio, provocando coágulos de sangre o inflamación crónica. “Veo esto como un triángulo”, dice Buonsenso, en el que cada desencadenante podría explicar, o incluso amplificar, a los demás.


Pero lo más desafiante es identificar tratamientos que alivien o –incluso- reviertan estas anomalías y ayuden a los pacientes a mejorar. En el Reino Unido, donde se efectúa un esfuerzo ampliamente elogiado para identificar tratamientos inmediatos de covid, los investigadores están lanzando un ensayo clínico que estará entre los más grandes del mundo para probar posibles terapias long covid de manera aleatoria y estadísticamente sólida.


Sin embargo, se necesitan más estudios de este tipo, y el tiempo es esencial. En mayo, una revisión de los registros médicos de casi 2 millones de personas sugirió que al menos uno de cada cinco de los diagnosticados con covid había desarrollado condiciones características de long covid, de acuerdo con información de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.


Otros estudios han encontrado tasas más o menos similares. Algunas investigaciones recientes sugieren que el riesgo para las personas vacunadas es algo menor, pero el poder de la vacunación para evitar el síndrome sigue siendo incierto.


Para Proal y otros, encajar las piezas del rompecabezas es una preocupación urgente. “Considero que long covid es una emergencia masiva”, declara a Science.

17 visualizaciones