¿Existe la felicidad?


Sabías que existe el “Día Internacional de la Felicidad”?


La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, en una resolución del 12 de julio del 2012, decretó el 20 de marzo como el “Día Internacional de la Felicidad”, el cual se celebra desde 2013.


Esta conmemoración tiene como objetivo reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos, y la importancia de su inclusión en las políticas gubernamentales. al reconocer el relevante papel que desempeña la felicidad en la vida de las personas en el mundo.


Aunque hoy es difícil hablar de felicidad, ya que ha sido seriamente amenazada y sabemos que el camino hacia la misma requiere de un gran esfuerzo nuestro en estos tiempos de pandemia, tiempos de coronavirus.


Pero ¿qué es la felicidad?


Según la definición del Diccionario de la Real Academia Española: es un “estado de grata satisfacción espiritual y física”. Los investigadores que analizan la felicidad sugieren que es una sensación de bienestar subjetiva que puede significar cosas muy diferentes, según la persona de quien se trate.


La felicidad es una valoración subjetiva personal, por lo que hace felices a algunas personas es distinto de lo que hace felices a otras.


De acuerdo con la autora Sonja Lyubomirsky, de la Universidad de California, la felicidad tiene tres componentes: el primero es un 50 por ciento de componente biológico / genético, por lo cual las personas tienden a ser positivas o no; personas que vienen con una genética de optimistas, alegres o positivas en su vida y con lo que les rodea.


Otras personas, en cambio, tienden a la tristeza, la melancolía y al pesimismo. Un 10 por ciento corresponde a las circunstancias, que a veces podemos cambiar. Y el 40 por ciento más importante depende de nosotros mismos, de las actividades que realicemos de forma intencional, ya que la felicidad se construye día con día.


Tenemos la libertad de decidir ser felices, y al saber que 40 por ciento depende de nosotros, podemos tomar acción y empezar un camino que aumente la percepción de la vida.


“Pero es como los milagros: sí existen, sólo que no suceden solos: se crean”. ¿CREES QUE VALE LA PENA HACERLO? Recuerda: 50 por ciento: biología / genética; 10 por ciento, circunstancias de la vida, y 40 por ciento, intencionalidad.