Verificación voluntaria en la CDMX: ¿sí o no?

Por Manuel Villegas

(ANCOP).- Para aquellas personas que viven en uno de los estados colindantes a la CDMX, como aquellos que componen la Megalópolis, siempre existe la duda acerca de cuáles serían los beneficios reales a los cuales se accedería en caso de adherirse al programa de Verificación Voluntaria de la CDMX.


¿Cuáles serían estos beneficios? ¿En verdad representan alguna ventaja? Aquí hay algunos puntos que debes considerar antes de optar por este programa.


Emplacar en Morelos: beneficios económicos
Una de las razones por las que las personas recurren al emplacamiento en Morelos es porque resulta más accesible. En Morelos el pago por tenencia no existe, únicamente se paga refrendo. Pero hay otra cosa que hay que tomar en cuenta: pese a que tanto en CDMX como en Morelos el costo por el trámite de verificación es de 585 pesos, si llegas a retrasarte, ahí es donde los precios varían: en la CDMX la multa es de alrededor de 1,750 pesos, mientras que en Morelos es aproximadamente 500 pesos menos, pues la multa es de 1,255 pesos. Tómalo en cuenta.


La Verificación Voluntaria NO evitará que pagues la verificación en tu estado

La comunicación acerca del programa de Verificación Voluntaria suele ser un tanto ambigua respecto a las responsabilidades de quienes acceden a él. Solamente consultando la página de la Secretaría del Medio Ambiente (SEDEMA) se encuentra la información clara que apunta que “este certificado no exenta al presente vehículo del cumplimiento de la verificación de emisiones vehiculares establecida en su Entidad Federativa”. Es decir: aunque verifiques voluntariamente en CDMX, tendrás que pagar también en Morelos. Aguas con las multas.


Si ya verificaste en Morelos, realmente no la necesitas

Una vez más, la página misma de la SEDEMA aclara que “…se reconocen los Hologramas Tipo “E", "00", "0", "1" y "2" otorgados por los Gobiernos Estatales de Guanajuato, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Puebla, Querétaro y Tlaxcala entregados a vehículos automotores matriculados en su entidad. Así que tú estás emplacado y estás emplacado en uno de los estados antes mencionados —como Morelos— y estás habituado a verificar en tu entidad, la CDMX y sus autoridades están obligadas a reconocer el holograma que hayas obtenido en tu estado, sin necesidad de recurrir a la Verificación Voluntaria.


Si estás emplacado en Morelos, pero vives en CDMX, tal vez te sirva

El único beneficio tangible de acceder al programa de Verificación Voluntaria de la CDMX ocurre si es que vives en CDMX o el Estado de México, pero estás emplacado en Morelos. De esta forma, podrías ahorrar gasolina y tiempo para no verificar en Morelos. Peeero (siempre hay un pero) recuerda que tienes que verificar en tu entidad de origen (en este caso Morelos) así que el beneficio se nulifica. Digamos que es algo simbólico. Tú dedices si desembolsas voluntariamente el pago de de 585 pesos dos veces por año (este es el precio de la Verificación Voluntaria). 
Ahora que estás más informado respecto a los beneficios de este programa, tú decides si el programa de Verificación Voluntaria te conviene o si continúas verificando como siempre en tu estado de origen.