Vaquita marina, sentenciada a extinguirse con nueva regulación pesquera

WWF y Ocean Futures Society alertan que el acuerdo publicado recientemente en el DOF y el adelgazamiento de la Profepa y Conanp vulnera aún más al cetáceo.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) reconoció que, si bien el gobierno mexicano ha establecido algunas acciones para la vigilancia de zonas de protección de la vaquita marina, así como los trabajos realizados por el Grupo Intragubernamental sobre la Sustentabilidad del Alto Golfo de California (GIS), externó la insuficiencia de éstos ante la “inminente extinción de este cetáceo”.


En el marco de la publicación, 9 de julio, en el Diario Oficial de la Federación sobre el Acuerdo por el que se regulan artes, sistemas, métodos, técnicas y horarios para la realización de actividades de pesca con embarcaciones menores y mayores en zonas marinas mexicanas en el norte del Golfo de California, la organización medioambiental enfatizó su preocupación por el destino final del mamífero causado por la pesca ilegal “y por el debilitamiento operativo de las autoridades ambientales, como la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Comisión de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), lo cual compromete la capacidad institucional para realizar el adecuado monitoreo y vigilancia en la zona”.


En un comunicado, la WWF recordó que de acuerdo con el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA), quedan alrededor de 10 ejemplares de vaquita, por lo que “WWF hace un enérgico llamado a fortalecer la capacidad de las autoridades ambientales y pesqueras, así como a brindar mayores apoyos a los pescadores legales que operan en la zona. A pesar de la última estimación del número de vaquitas, los más recientes avistamientos y conteos mostraron la existencia de madres y crías que nos muestran que la especie sigue luchando por sobrevivir”.


La mayor amenaza para esta marsopa endémica son las redes de enmalle utilizadas para la pesca ilegal de la totoaba, especie de pez amenazado cuya vejiga natatoria es altamente cotizada en China y traficada desde México a través de los Estados Unidos. En este sentido WWF a las autoridades de los tres países a detener el tráfico ilegal de vejigas de totoaba y la pesca incidental de vaquitas.


Por otra parte, Jean-Michel Cousteau, hijo del oceánografo francés, Jacques Cousteau, externó en una carta su rechazo a la nueva regulación pesquera, puesto que elimina de facto la llamada "Zona de Cero Tolerancia".


"Estimados amigos y colegas: Les escribo para compartir mi desacuerdo con una decisión de México que permitirá nuevamente la pesca en el hábitat de la vaquita marina (…) Las cifras de la población de la vaquita son ya tan bajas que esta decisión es una sentencia de muerte para la población restante", manifestó.


El presidente de la organización Ocean Futures Society refirió que la nueva regulación a que "da marcha atrás al poner fin a la zona libre de pesca, permitiendo el acceso de hasta 65 embarcaciones menores”.