Un refugio para murciélagos


A partir de la información del origen de la COVID-19, que relacionó al virus con el consumo de murciélagos, son satanizados debido principalmente al desconocimiento de la población sobre ellos.


Casi todas las especies de murciélago se alimentan de insectos y pocos lo hacen de sangre de animales, y ayudan a polinizar más de 300 especies de frutos.


Investigadores de diversas universidades trabajan para generar una mayor conciencia en torno a esta especie y evitar mayores daños.


Leopoldo Islas Flores, investigador de la Universidad Autónoma del Estado de México, desarrolló el proyecto Habitat Nocturno, que da albergue seguro en parques ecológicos de la entidad a los quirópteros, que aportan servicios ambientales al ser dispersores de semillas, controladores de plagas y regeneradores de ecosistemas.


El catedrático mencionó que se trabaja en coordinación con la Comisión Estatal de Parques Naturales y de la Fauna (Cepanaf), en refugios de murciélagos construidos con madera reciclada, que colocan en lugares a gran altura y a una temperatura adecuada.


Los albergues están instalados en los parques Ecológico Zacango; Estatal, Ecológico, Recreativo y Turístico, en Tenancingo; el Estatal Sierra Morelos, en Toluca; el Natural Sierra de Nanchititla, en Luvianos, y El salto de Chihuahua, en Ixtapan del Oro.


Existen mil 400 especies de murciélagos y México tiene 138, de los cuales 48 se encuentran en el Estado de México.