top of page

Un cráter lunar: el hogar propuesto para el sucesor del Telescopio James Webb

Redacción Laura

Un cráter lunar: el hogar propuesto para el sucesor del Telescopio James Webb

El próximo salto en la astronomía podría suceder fuera de nuestro planeta, precisamente en el lado oscuro de la Luna. Durante una conferencia de Astronomía llevada a cabo por la Royal Society en Londres, expertos sugirieron que el sucesor del Telescopio Espacial James Webb (JWST) debería posicionarse en un cráter lunar, en una región donde la luz nunca alcanza.


La propuesta se centra en aprovechar el escenario único que la Luna ofrece, donde las condiciones de oscuridad y frío son extremas, permitiendo la obtención de imágenes del universo previamente inimaginables. Según Jean-Pierre Maillard, astrónomo francés que presentó esta visión, la ubicación ideal sería un cráter cercano a los polos de la Luna, donde existen condiciones permanentes de sombra y temperaturas extremadamente bajas.


La ambición no se detiene en la ubicación. El telescopio propuesto tendría un diámetro de al menos 13 metros, superando por cuatro veces la capacidad del JWST. Este gigantesco tamaño permitiría capturar luz en longitudes de onda mucho más allá de las actuales, específicamente entre 0.6 y 28 micrómetros.


Si bien el tamaño del telescopio es esencial, su rendimiento óptimo también depende de un entorno estable. A diferencia del JWST, que requiere un parasol para protegerse del sol y del calor terrestre, un telescopio en un cráter lunar frío estaría constantemente a temperaturas de hasta -170°C, lo que permitiría observaciones sin interrupciones debidas a la luz, el calor o el movimiento.

Con una capacidad para captar el espectro infrarrojo lejano, se abrirían nuevas puertas en la búsqueda de vida en exoplanetas. Maillard señala que un instrumento de esta magnitud podría detectar moléculas como el H2O más allá de los 25 micrómetros, siendo crucial para determinar la habitabilidad de planetas distantes.


Aunque emocionante, un proyecto de esta envergadura todavía está a décadas de distancia.


La consolidación de este telescopio lunar dependerá en gran medida de las futuras misiones lunares, como el programa Artemis de la NASA, y del aprovechamiento de los recursos lunares. Mientras tanto, los científicos continuarán aprovechando y adaptándose al JWST, que aún tiene muchos años de servicio por delante, y que sigue desvelando los misterios del espacio, desde agujeros negros hasta planetas y supernovas.

0 comentarios

Comments


bottom of page