Se cumplen 63 años del descubrimiento de la cueva de Nerja

Por María Esther Beltrán Martínez

Fotos: J. Carlos Santana


Nerja, España.- Se han llevado a cabo diversos actos para celebrar 63 años del descubrimiento de la cueva de Nerja, un hito que cambió la historia no sólo de Málaga y España; se ha colocado en un lugar especial para el turismo, pero principalmente de investigación para conocer más sobre los inicios de la humanidad.



La Cueva de Nerja vio roto su silencio de miles de años al ser descubierta por cinco jóvenes de la localidad de Maro. A pesar de que los habitantes de la población conocían la existencia de una pequeña cavidad llamada la Mina del Cementerio, nadie se había aventurado en su interior.


Cierto día, Francisco Navas Montesinos, los hermanos Manuel y Miguel Muñoz Zorrilla, José Luis Barbero de Miguel y José Torres Cárdenas, intrigados al ver salir una bandada de murciélagos de una estrecha grieta de la pared, decidieron realizar una expedición a la gruta. Era el 12 de enero de 1959.



Javier Salas, presidente de la Fundación, dio la bienvenida en la ceremonia oficial a los descubridores, agradeciendo su proeza y la labor clave que han desempeñado durante estos años, siempre al lado de la cavidad y de su historia.


Con ellos, ha tenido lugar una visita a la cueva y su recinto, donde los descubridores comentaron su vivencia:


“La hendidura nos condujo hasta un estrecho pasadizo, denominado desde entonces Conducto del Descubrimiento, que desembocaba en lo que hoy se conoce con el nombre de Sala de la Cascada o del Ballet.


Quedamos impresionados al iluminar con la linterna la gran maravilla geológica que constituía ese espacio inicial de la gruta nerjeña, escuchando el batir de alas de miles de murciélagos que nos acompañaban, y una mezcla de miedo y emociones nos embargó. No tardamos en alcanzar nuevos rincones mientras comenzábamos a tomar conciencia de la importancia del hallazgo.


Avanzamos hasta llegar a la Sala de los Fantasmas, dónde descubrimos dos esqueletos humanos, causándonos tal miedo que decidimos abandonar la aventura”.



Explican que días más tarde regresaron a la cueva, esta vez acompañados por dos de sus maestros: Carlos Saura Garre y Manuel Mora Plaza, quienes dieron fe de la veracidad del descubrimiento. Tuvieron que transcurrir tres meses hasta que, el 19 de abril, se organizó una nueva expedición, integrada, entre otros, por un joven fotógrafo de Nerja, José Padial Bobadilla. Sus fotos fueron publicadas días más tarde en el diario Sur de Málaga.


La actividad de la Cueva de Nerja se multiplicó progresivamente, a raíz de la comunicación pública del descubrimiento, y así se desarrollaron diversas exploraciones que terminaron en la necesidad de abrir al público tan magna joya natural.


La Delegación de Excavaciones Arqueológicas trató de localizar un acceso más viable, pues la entrada usada por los descubridores presentaba múltiples complicaciones. Los trabajos de acondicionamiento para su uso turístico culminaron el 12 de junio de 1960, con el acto de inauguración de la cavidad, el I Festival de Música y Danza Cueva de Nerja. Se dio a conocer que en 2021 se recibieron 300 mil visitantes.


El presidente de Fundación, Javier Salas, destacó que se va a poner en funcionamiento la Sala de Realidad Virtual, con la que se busca el doble objetivo de hacer la cueva más accesible y acercarla más a los visitantes.



De hecho, gracias a esta tecnología se van a poder dar a conocer las Galerías Altas y las Galerías Nuevas, que no son visitables. Igualmente, se va a mostrar el arte rupestre que alberga la cueva de Nerja y que no se muestra al público por motivos de conservación.

Asimismo, las personas que no pueden acceder a la cavidad por motivos de salud, pues cuenta con más de 458 escalones en el recorrido completo, podrán disfrutar de la gruta desde la Sala de Realidad Virtual.

562 visualizaciones