top of page

Rumbo a Júpiter

Redacción Joel Charles


Nave espacial europea Juice despega rumbo a Júpiter, con una sonda que explorará ese lejano planeta y tres de sus lunas heladas para averiguar si se puede albergar vida, el despegue estaba previsto para el jueves desde la Guayana Francesa, pero se pospuso hasta hoy, viernes 14 de abril por la adversa meteorología.


La nave espacial Juice, diseñada para averiguar si las lunas heladas del planeta Júpiter pueden albergar vida, ha despegado este viernes desde la Guayana Francesa a bordo del último cohete Ariane 5. Según la Agencia Espacial Europea (ESA), toda marcha según el plan, o como dicen los ingenieros, "la trayectoria y todos los parámetros son nominales".

Como estaba previsto, la nave despegó a las 14.14, hora peninsular española, a bordo de un potente cohete Ariane 5, el mismo que puso en órbita el telescopio espacial James Webb. Los aplausos y la alegría invadieron el centro de control del Puerto Espacial Europeo de Kourou a las 14.42 horas, cuando se confirmó la separación de la nave Juice de la última parte (etapa) del cohete y la inserción de la nave en su órbita.


La tensión siguió varios minutos más en el Centro de Operaciones de la ESA en Darmstadt, Alemania (ESOC) hasta que recibieron la señal de la nave a las 15.04 horas a través de la estación terrestre de New Norcia, en Australia.


Media hora después, se desplegaron correctamente los paneles solares de la nave, de 27 metros de longitud, los más grandes construidos para una nave espacial. La nave de la ESA, dotada de 10 instrumentos científicos, lleva dos cámaras que han grabado el despliegue de esos paneles solares, y harán lo mismo cuando se despegue la antena radar de 16 metros.


Ha sido el segundo intento de la ESA, que el jueves decidió abortar el despegue minutos antes de la cuenta atrás debido a la meteorología adversa en el Puerto Espacial Europeo de Kourou. Había riesgo de rayos y la ESA no quería arriesgarse a que algo saliera mal en esta ambiciosa misión en la que ha invertido 1.600 millones de euros.


"Hemos esperado muchos años para la misión Juice, y todavía tendremos que esperar ocho años para que llegue a Júpiter. Pero las 24 horas que han transcurrido desde el primer intento de lanzamiento del jueves, y el segundo, me ha parecido una eternidad", admitía el director de la Agencia Espacial Europea (ESA), Josef Aschbacher, horas antes del despegue.


Se trata de la primera misión que la ESA manda al sistema de Júpiter, que ya ha sido explorado en el pasado por sondas de la NASA como Galileo. Tanto por el trayecto diseñado para llegar a su destino en julio de 2031 ahorrando combustible como por sus ambiciosos objetivos científicos, Juices tuvo una misión espacial particularmente compleja.


Una vez la sonda llegue a su destino, en julio de 2031 si todo va bien, empleará casi cuatro años en estudiar la turbulenta meteorología de Júpiter y sus tres lunas heladas, sobre todo Ganímedes. Para que pueda sobrevivir en ese entorno tan hostil, la nave ha sido recubierta de un material multicapa que le permita soportar los cambios de temperatura de casi 500 grados durante su viaje, y ha sido protegida con un escudo contra la radiación cósmica.

0 comentarios

Comments


bottom of page