REPOSTERÍA PARA MASCOTAS

Para que un negocio hecho para mascotas logre funcionar correctamente, es necesario actualizar investigaciones sobre alimentos aptos y saludables para los animales, y reinvertir los ahorros y aplicar conocimientos de gastronomía, contabilidad, presupuestos y marketing.

Por ello, Mariana Zavala, estudiante del octavo semestre en la facultad de Turismo y Gastronomía emprendió -y ya con éxito- la venta de comida para mascotas. Sus conocimientos y el amor por los animales, la empujaron ante el deseo de celebrar algo tan común para muchos, como el cumpleaños de su mascota y crear así, un producto agradable a la vista, comestible y saludable para los perros.

La emprendedora en Repostería explicó que “generalmente la gente busca que los productos que compran a sus mascotas sean bonitos, pero pierde de vista que no los pueden alimentar con productos iguales a los que nosotros conseguimos, y eso implica sacrificar la apariencia en algunos sentidos”.

Es solo lograr un balance entre que los productos que ofrezco agraden a los ojos de las personas y sean apetitosos para las mascotas que se guían principalmente por el olfato más que por la vista, agregó.

Desde un espacio virtual, el negocio Truffa, repostería para mascotas, se apoyó en redes como Facebook e Instagram como primer punto de contacto entre ella y su cliente y así dar a conocer la gama de productos que ofrece.

“Sabemos que por la pandemia muchos negocios cerraron, pero también muchos aprovechamos las redes sociales, que nos permiten abrir posibilidades -como herramientas de negocio- incluso para los estudiantes, que no tenemos un presupuesto para emprender en un local o en algo que implique una inversión más grande. Estoy segura que lo que más se necesita para emprender es la creatividad”, dijo Mariana Zavala.