Reciclar, clave en el desarrollo sostenible

Todos podemos ayudar al planeta vaciando, aplastando, cerrando y depositando nuestros envases correctamente en un contenedor.

Después de más de un año del inicio de la pandemia mundial provocada por covid-19, el impacto que tuvo sobre el ambiente es innegable: la Agencia de Energía Internacional (AIE, por sus siglas en inglés) señaló que en 2020 una disminución récord de siete por ciento en las emisiones de CO2; la más grande en los últimos 100 años. Sin embargo, la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) indica que para que esta reducción tenga un impacto positivo y medible, debe mantenerse por un periodo de tiempo largo y sostenido.


Ante este escenario, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reitera la necesidad de un cambio hacia un desarrollo más sostenible, que sea funcional, tanto para las personas como para el planeta, donde sea posible promover la armonía con la naturaleza y la sociedad.


Y es que urge dejar atrás el pensamiento lineal –usar y desechar-, y retomar un modelo de economía circular donde la base sea el reciclaje, para reducir la producción de residuos e integrarlos nuevamente en la cadena de producción, sin afectar costos y, al mismo tiempo, protegiendo los recursos naturales.


Los grandes corporativos cada vez apuestan más por convertirse en aliados del cambio hacia una sociedad más sostenible y consciente de su propio consumo.


Hablemos de reciclaje


Ante la preocupación existente por el medio ambiente, modelos de negocio como la economía circular se están posicionando en el punto de mira de muchas compañías. Tal es el caso de la Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC), que, en conjunto con diversos aliados, lleva a cabo para cumplir su meta de recolectar y reciclar el equivalente al cien por ciento de sus envases vendidos para 2030, esto como parte de su meta por alcanzar un Mundo Sin Residuos.


Actualmente en México se producen alrededor de 44 millones de toneladas de basura al año, de estos desechos el tres por ciento es de PET.


Es por esto que la IMCC busca continuar impulsando una economía circular, la suma de esfuerzos y la importancia del valor social dentro de toda la cadena, por lo que ha presentado la campaña ‘Es momento que hablemos de reciclaje”, a través de la cual fomenta los mismo y da voz a toda una cadena de acopio y reciclaje que contribuye diariamente a conseguir un Mundo sin Residuos.


Y es que, al impulsar la economía circular, en la que cada envase pueda tener más de una vida útil, también se fomentan nuevas formas de pensar, diseñar y de producir.


La Industria Mexicana de Coca-Cola, en alianza con PetStar, IMER y ECOCE, se han sumado a la iniciativa de disminuir los residuos del planeta, impulsando la inclusión social y el desarrollo de las comunidades mexicanas.


Actualmente, México es líder en el acopio y reciclaje de PET de grado alimenticio, ya que cuenta con la planta de reciclaje más grande del mundo, PetStar e IMER, la primera en Latinoamérica. Ambas forman parte de la Industria Mexicana de Coca-Cola y a través de ellas tiene la capacidad de procesar 85 mil toneladas de PET cada año.


Además, la compañía ha impulsado la creación de espacios para mejorar las condiciones de vida de los recuperadores y sus familias. Ejemplo de ello es el Centro De Desarrollo Integral Comunitario (CEDIC), ubicado en Chimalhuacán, Estado de México, el cual provee servicios de educación, alimentación y atención médica.


Para Adriana Málaga Almazán, recolectora de residuos, este CEDIC les ha brindado mayor tranquilidad, porque “sé que me ayuda a cuidar a mis hijos, y les dan de comer; ayudan a muchas personas como yo. Me ha servido mucho, tanto a mí, como a mi familia”.


Todos podemos ayudar, como señala el mensaje de la compañía #HagamosEstoJuntos, con solo vaciar, aplastar, tapar y depositar nuestras botellas correctamente estamos haciendo un gran cambio en beneficio de nuestro planeta.