top of page

Rabdomiólisis: El verdugo que le encanta tu intensidad

Por Norma Luna


El ejercicio físico es una bobada: Es estás bien, no lo necesitas, y si estás mal, no puede hacerlo. John Ford


Aristóteles (384-322 a.C.) y Platón, expresaron la idea de que la actividad física no solo era para el deportista, sino también para cuidar la belleza, la salud mental y la moral de hombres y mujeres . Una época que se puede pensar que por las limitantes no se podría llegar a conclusiones tan reales como lo es en la actualidad.


En nuestros días, se ha manifestado un gran interés en la actividad deportiva para todas las edades. Sin embargo, hay factores de riesgo que nos llevan a la asociación de ideas de Aristóteles, y se podría pensar, que la actividad deportiva y/o física aún en exceso es salud o terapéutico. La ciencia hasta el día de hoy nos ha llevado a la existencia de factores de riesgos en la actividad física en exceso. Entre ellos está la rabdomiólisis, que, de acuerdo con algunas fuentes de medicina, es la descomposición de los músculos dañados que, puede ser de cualquier musculo del cuerpo y causa la liberación del contenido de las células musculares en la sangre. Las causas son de etiología multifactorial, afectando a diversos órganos. Los reportes Médicos afirman que los casos más frecuentes son en un porcentaje de hombres y mujeres que realizan actividad física y por alguna variable que no detectaron dentro de sus retos deportivos, llegaron a tener rabdomiólisis de riñón.


Las personas sin que se dé cuenta pueden llevar su práctica a traumatismos musculares. Puede pasar un período de tiempo hasta que hay síntomas, algunos son fatiga, cambio de color de orina, irritabilidad, dolor de espalda, calambres o deshidrataciones.


Expertos comparten que el proceso de un esfuerzo físico en amantes del deporte y actividad fitness, en un lugar encerrado con poco oxígeno, no es lo adecuado, la temperatura del cuerpo se eleva rebasando la capacidad térmica, y si la actividad es fuerte puede activar un deterioro en la mioglobina, una proteína pequeña que se genera en los tejidos de todo músculo y que cuando pierde su equilibrio, deja de funcionar. La mioglobina, para que esté en equilibrio, necesita de una temperatura, pH y agua, esta molécula captura oxígeno y lo transporta a los músculos para que tengan contracción y movimiento. En un ritmo de ejercicio, la mioglobina puede dar rendimiento de hasta dos horas. Pero al sacar de ritmo a la mioglobina, ésta tiene un desequilibrio, y se va a torrente sanguíneo, siendo toxica para los riñones. En los deportistas de alto y bajo rendimiento, tienen personas expertas, quienes los guían y dan conocimiento y a veces aún con cuidados preventivos puede haber consecuencias. Psicólogos recomiendan hacer actividad física de manera organizada y convencidos, no obligados por estereotipos de moda. La obsesión por actividad física desatiende a verdugos intangibles internos al ojo humano y silenciosos que, se hospedan en cada parte del cuerpo.


Sugerencias:


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page