¿Qué sabemos sobre Ómicron?

Por La Jefita @Soylajefita

¿Qué sabemos de nuevo sobre ómicron? Pocas cosas, pero algunas de ellas importantes: Desde su posible combinación con otro virus, tres mutaciones que incrementan transmisibilidad y ninguna muerte reportada hasta la fecha, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Antes que nada, mantengámonos en el punto medio: no podemos decir que ómicron da infección leve en todos porque llevamos muy pocos casos reportados. Sin embargo, todavía no vemos la cantidad de muertes y casos graves que esperábamos al inicio (al ver la cantidad de mutaciones que tiene esta variante). La mayoría de los casos con las anteriores variantes también fueron leves... y, por supuesto, tuvimos muchos casos que acabaron en muertes. Pensar que algo es "leve" nos puede llevar a tomarlo menos en serio y podría terminar seguramente en más mortalidad, como sucedió al inicio de la pandemia. ¿Qué necesitamos saber ahora de ómicron? Su transmisibilidad, su infectividad, su patogenicidad y su capacidad de evadir al sistema inmune. TRANSMISIBILIDAD: capacidad del agente para propagarse de un huésped a otro causando enfermedad. Depende de la infectividad, de la patogenicidad, de contactos y de evasión de SI. Se mide con el R0 (número básico de reproducción) o el Rt (número de reproducción efectivo). INFECTIVIDAD: Capacidad del microorganismo para invadir y multiplicarse en un huésped susceptible. Se mide con el número mínimo de partículas infecciosas necesarias para producir una infección. PATOGENICIDAD: Capacidad para inducir enfermedad en personas infectadas. Lo medimos según el porcentaje de sujetos infectados que desarrollan sintomatología y enfermedad leve o grave. EVASIÓN INMUNOLÓGICA: Hablamos de ella predominantemente por la capacidad de evadir a los anticuerpos neutralizantes. Sin embargo, los virus tienen muchas otras maneras de evadir y regular respuesta inmune como: modular respuesta de interferones, señalización de receptores TLR y RIG, evitar presentación en moléculas MHCI, promover expresión de NKG2A en NK, etc. Por supuesto, la evasión de sistema inmune influye en la transmisibilidad: La transmisión de persona a persona la "cuantificamos" con el Rt, pero la transmisibilidad depende de la transmisión intrínseca y de la capacidad de evasión inmunológica también. Por eso es importante saber cómo el virus evade la protección generada por las vacunas para entender la posible transmisión entre vacunados. De entrada, ya sabemos que ómicron se ha asociado a un número mayor de reinfecciones (2.8-3 veces). ¿Qué mutaciones indican que ómicron puede tener alta infectividad? Resulta que no son sólo dos, sino tres las mutaciones que tiene en la zona de escisión a la furina esta variante. Estas son las tres mutaciones que contribuyen a mayor infectividad: S:H655Y, S:N679K, S:P681H (y, por ende, a una mayor transmisibilidad). También tiene dos mutaciones que in vitro se ha mostrado que pueden incrementar la capacidad de unirse al receptor ECA2 S:Q498R y S:N501Y. ¿Qué datos tenemos sobre la transmisibilidad de ómicron? El estimado del número de reproducción efectivo (Rt) para ómicron ha sido de 2 a 2.5 (este último, considerando efecto de evasión inmune). ¿Qué datos tenemos sobre la patogenicidad? Muchos hemos leído el reporte de la OMS indicando que hasta ahora no se han reportado muertes por ómicron, a pesar de estar presente en 38 países. También hemos escuchado en los medios que, a pesar de un incremento dramático en los casos en las últimas semanas en Sudáfrica, no ha habido un incremento proporcional en las muertes (y esperemos que así siga). Esto habla de la patogenicidad de ómicron, pero aún es temprano para casarnos con la idea de que será de menor patogenicidad. ¿Es posible que se haya combinado con otro virus? ¿Puede afectar esto la patogenicidad de ómicron? La inserción (ins214EPE) que tiene ómicron no se había reportado previamente en otras variantes de SARS-CoV-2 y pudo haber sido adquirida al haber una co-infección en un humano con otro coronavirus (como el HCoV-229E). No sabemos cómo esta inserción cambiará la patogenicidad de ómicron. Muchos esperan que convierta a esta variante en menos patogénica. Sin embargo, eso está por verse. Como pueden observar, la patogenicidad, la infectividad y la evasión de sistema inmune influyen en la transmisibilidad. Todo participa. Un virus puede tener alta infectividad, pero si también tiene alta patogenicidad va a matar a su huésped rápidamente y eso puede bajar su capacidad de transmitirse. Un virus de alta infectividad y baja patogenicidad tendrá más capacidad de transmitirse de persona a persona. Si yo fuera un virus, quisiera ser altamente infeccioso, evadir bien a la respuesta inmune para quedarme replicando en el huésped, y no tan patogénico, pues no quisiera matar a mi huésped...y así podría transmitirme mejor de persona a persona. Como podemos notar, hasta ahora (enfatizo, HASTA AHORA), la OMS no ha reportado muertes por ómicron ni Sudáfrica ha reportado un incremento de muertes proporcional al aumento en el número de casos observados. Con esto, podríamos pensar que lo que busca esta variante es ser altamente infecciosa y altamente evasora del sistema inmune (lo sabemos por las mutaciones que tiene en DOMINIOS RBD Y NTD). Sin embargo, tal vez no busca ser tan patogénica como inicialmente suponíamos... ya lo veremos. Ojalá. Esperemos a tener más casos antes de casarnos con esto. Podría cambiar. ¿Protegerán las vacunas? Nos falta información. Esperamos que sí protejan de COVID-19 severo. Hay muchos epítopes en la proteína spike como para que la variante evadiera por completo la capacidad de neutralización de los anticuerpos. Lo importante será observar cómo se comportará ómicron clínica y epidemiológicamente en cinco grupos: los no vacunados, los no vacunados que tuvieron COVID-19, los vacunados con dos dosis, los vacunados con dos dosis y booster, y los vacunados que, además, tuvieron COVID-19. Habría que reportarlo así porque la presentación clínica, la respuesta inmune al virus y la capacidad de transmisión muy probablemente no será la misma entre los cinco grupos. Vacunémonos todos y, sobre todo, vacunemos a quienes tienen algún grado de inmunocompromiso. Hay que protegerlos también. Sigámonos cuidando como ya lo sabemos hacer. Se me olvidaba algo que urge saber: ¿por qué está afectando ómicron a niños de cuatro años y menores?, ¿alguna mutación le permite hacer esto?, ¿debemos acelerar estudios de vacunas en esta población?, ¿será la patogenicidad de ómicron edad-dependiente?


Fuente: Ambiental News

715 visualizaciones