Grasa y queso en cartón

Actualizado: 27 de dic de 2020



Qué hay de nuevo… ¡Transformación! La industria papelera en los Estados Unidos utiliza las cajas de cartón desechadas para papel de oficina reciclado y se han convertido en un producto popular.


El papel de oficina reciclado escaseó desde que la gente trabaja desde casa. Esta información es muy importante para dar a conocer cómo se mueven ciertas industrias y cómo se generan ingresos, ya que el reciclaje es un todo, desde los recolectores hasta llegar a la industria que procesa toda la basura.


Hace dos años colapsó el mercado de catálogos, cajas y periódicos reciclados, debido a que China endureció sus normas para la importación de desechos de papel.


Hoy, la necesidad de solicitar comida y paquetes a domicilio durante la pandemia de coronavirus, así como servilletas, vasos desechables nuevos, papel de baño y, obviamente, cajas de cartón, ha convertido a la industria de las cajas usadas de cartón en la nueva fiebre del oro. En los Estados Unidos se busca cómo transformar la basura para cubrir las necesidades antes mencionadas.


Las personas que reciclan lo están haciendo más y, definitivamente, se percibe más cartón corrugado viejo de programas residenciales desde el inicio de la COVID-19. Durante algún tiempo se evitaron los programas de recolección de basura residencial, porque la baja calidad del papel mezclado con vidrio, latas y basura hacía difícil convertirlo en papel y cartón nuevos.


En el caso particular de los Estados Unidos, antes de que China endureciera sus reglas, había estado comprando dos terceras partes de dicho papel recolectado en el país. La demanda de exportación mantenía los precios altos, desalentando a los molinos de papel nacionales a invertir en lo recolectado, para usar una mayor cantidad de esos desechos.


En busca de reducir contaminantes y con el porcentaje cada vez más alto de cajas para envíos por parte del comercio electrónico en los botes de basura reciclada, ese papel mezclado se ha vuelto más atractivo.


WestRock, con sede en Atlanta (opera 18 plantas para clasificar material reciclado de todo tipo), inició una campaña de concientización pública este verano para alentar a los consumidores a tirar algunos de los 3 mil millones de cajas de pizza producidas anualmente en los Estados Unidos, en los contenedores de reciclaje, ya que los residuos de grasa o queso no impiden convertirlos en pulpa reciclada, que puede usarse para elaborar cartón nuevo, aseguró la compañía.


Se ha constatado que el papel mezclado está a la altura, comenta John Mulcaly, vicepresidente de Sustentabilidad de Georgia Pacific, I. L. C., que produce papel higiénico y toallitas desechables para edificios comerciales y hoteles.


Esta empresa también incluye vasos desechables, toallitas y papel higiénico. Dicha empresa invirtió 45 millones de dólares en molinos de Green Bay, Wisconsin y Muskogee, Oklahoma, en años recientes, para producir pulpa que contiene más papel recuperado de programas de reciclaje, incluyendo vasos desechables para café.


La demanda de cajas de cartón para envíos ayuda a que el papel mezclado sea más valioso. Las fibras más largas del cartón hacen que la pulpa del papel mezclado sea más fuerte, permitiendo que sea usado para elaborar pañuelos desechables y cartón nuevo para cajas de empaque del comercio electrónico. De hecho añadieron fibras finas al equipo de procesamiento de pulpa en las plantas para filtrar las películas de polietileno dentro de vasos de café, para evitar que goteen.


Obviamente, ante la exigencia de los tiempos y el consumo, los precios del papel mezclado han subido de cero al inicio del 2020 a 30 dólares la tonelada en diciembre, producto de una mayor demanda.


Este es un impulso financiero para algunos procesadores de materiales y recolectores de basura, quienes han visto desplomar los ingresos de programas de reciclaje en años recientes.


La recolección de programas de reciclaje residencial de Estados Unidos ha subido al menos 7 por ciento, comparado con estas fechas del año pasado, gracias en parte a las montañas de cajas para envíos que se acumulan afuera de los hogares, de acuerdo con la Asociación de Desechos Sólidos de Norteamérica. Por lo tanto, están más que alentados al ver que es un material valioso.


Brent Bell, vicepresidente de reciclaje para Waste Management Inc., con sede en Houston, el recolector de basura más grande de los Estados Unidos, ha inaugurado plantas regionales en Chicago y Salt Lake City para procesar materiales reciclados de manera más eficiente y con menos contaminantes, en especial papel y cartón, que son el mayor porcentaje de los artículos recolectados.


Aunque China no aceptara exportaciones de desechos estadounidenses después de diciembre, no recicla lo suficiente para satisfacer su propia demanda de papel y cartón, señalan analistas.


Las compañías chinas han comprado plantas que reciclan papel y plástico en los Estados Unidos, pero molinos en Vietnam, Malasia y otros lugares incrementan la producción de pulpa y cartón hechos de papel reciclado estadounidense y exportan a China.


El cartón corrugado está repuntando y crecerá más ante las necesidades del confinamiento. La basura no siempre es basura, siempre ha sido una gran industria, y ya se ven en el Estado de México camiones recolectores de basura reciclable en zonas residenciales. La venta de artículos en línea incrementó los empaques de cartón afuera de las casas.