Prohíben el uso de animales en pruebas cosméticas

+ La aprobación del Senado es un gran paso para erradicar el maltrato animal

(ANCOP).- Por unanimidad, la Cámara de Senadores aprobó las reformas a la Ley General de Salud para prohibir el uso de animales en pruebas para productos y artículos cosméticos.


Los senadores respaldaron los cambios que planteó la Cámara de Diputados al proyecto, derivado de una iniciativa presentada, en abril de 2019, por el senador Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política.


Las reformas establecen que no podrán fabricarse, importarse ni comercializarse productos cosméticos cuando en su formulación final medien o hayan mediado pruebas en animales, y contengan ingredientes o combinaciones que hayan sido objeto de pruebas en animales.


Además, imponen una pena de dos a siete años de prisión y multa equivalente de 200 a dos mil veces el valor de la Unidad de Medida y Actualización a quien contrate, autorice, conduzca, participe o desarrolle pruebas cosméticas en animales.


Para garantizar el derecho a la información del consumidor, el etiquetado de los productos cosméticos comercializados podrá señalar que en su fabricación no se han realizado este tipo de pruebas.


El dictamen destaca que, a nivel mundial, más de 500 mil animales sufren y mueren anualmente a consecuencia de esta práctica en laboratorios para la producción de champús, máscaras de pestañas, labiales y otros cosméticos.


Ricardo Monreal aseguró que se dio un gran paso para defender los derechos de estos seres vivos, que deben ser tratados con dignidad.


Invitó a aprobar este proyecto por unanimidad, pues nadie puede estar en contra de prohibir la experimentación en animales. Además, informó que no será la única iniciativa que presentará para garantizar la protección de los seres vivos. “¡Ya basta de tanta crueldad contra ellos!”, expresó.


Al presentar el dictamen, el presidente de la Comisión de Salud, Américo Villarreal, consideró que las modificaciones planteadas por los diputados se encaminan a fortalecer las acciones para prohibir los experimentos con animales en pruebas para cosméticos.


La presidenta de la Segunda Comisión de Estudios Legislativos, Ana Lilia Rivera, destacó que 192.1 millones de animales se utilizan anualmente en experimentos en la industria cosmética.


“Debemos posicionar a México como uno de los primeros países en América Latina en prohibir expresamente el uso de animales en pruebas cosméticas”, consideró.


El senador Alejandro Armenta señaló que se trata de una iniciativa a favor del planeta y de la bioética social. La reforma a la Ley de Salud, dijo, es un avance y una oportunidad para entender que el planeta no nos pertenece y tenemos que darle un sentido de amor y aprecio a los organismos con los que coexistimos.


La senadora Xóchitl Gálvez mencionó que “el Congreso de la Unión se suma a los esfuerzos para reconocer la importancia y los derechos de los animales”.


La senadora Verónica Delgadillo afirmó que México dejará de ser un paraíso para la crueldad en contra de las especies, sometidas a pruebas de laboratorio que dañan sus órganos.

Además, con esto se manda un mensaje a la niñez de que “los animales no son de nuestra propiedad, sino seres que tienen derecho a vivir dignamente”.


El senador Raúl Bolaños-Cacho enfatizó que el bienestar animal y la bioética son temas imprescindibles de la legislación mexicana; en este caso, se busca garantizar que estos seres vivos no sufran ni mueran en laboratorios por pruebas de cosméticos.


Llamó a los consumidores para que, si no están de acuerdo en cómo se producen ciertos productos, no los compren; hay que informarse sobre cómo se fabrican y sus consecuencias ambientales”.


La senadora Sylvana Beltrones expresó que es increíble que México carezca de regulación sobre las pruebas que se hacen en estos seres vivos por parte de la industria cosmética, porque no es secreto que detrás de cremas, champús y maquillajes hay maltrato animal.


El senador Antonio García Conejo consideró que las nuevas generaciones van a estar contentos porque se atienden sus reclamos sobre los maltratos que sufren estos seres vivos.


Tras su aprobación, el proyecto se remitió al Ejecutivo Federal para los efectos del artículo 72 constitucional.