google.com, pub-2505080260247083, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

¿Por qué no podemos evitar mover los pies cuando suena la música?

Redacción Frida

¿Por qué no podemos evitar mover los pies cuando suena la música?

Cuatro de la tarde en un café. El lugar está lleno de freelancers y trabajadores en remoto absortos en sus tareas. El sonido de las teclas se mezcla con murmullos y risas distantes. Pero, de repente, todo cambia. La pegajosa melodía de "Superstition" de Stevie Wonder retumba en el lugar, y un fenómeno curioso ocurre: la mayoría de las personas, sin darse cuenta, comienza a mover los pies al ritmo de la música.


¿Qué es lo que provoca esta reacción casi universal ante ciertas melodías? ¿Por qué sentimos la necesidad de movernos al escuchar música? Los científicos han tratado de responder a estas preguntas durante años, y las respuestas son fascinantes.


Es indiscutible que la música tiene un poder sobre nosotros. Pero el hecho de que un bebé pueda sincronizar sus movimientos con un ritmo a los tres meses de vida indica lo innata que es esta capacidad de reaccionar al sonido.


Investigadores del Center for Music in the Brain de la Universidad de Aarhus, Dinamarca, han analizado cómo procesamos la música. Determinados estilos y canciones desencadenan respuestas en nuestro cerebro que nos empujan a bailar. Esta sensación se conoce como "groove". Cuando decidimos ceder a este impulso, diversas áreas de nuestro cerebro, como el cerebelo o los ganglios basales, entran en acción, lo que nos hace querer continuar bailando.

Más allá del placer que proporciona, muchos se preguntan si el baile tiene un propósito evolutivo. Algunas teorías sugieren que el baile y la música evolucionaron juntas como una forma de protolenguaje, mientras que otros creen que pueden haber evolucionado por separado. Lo que es seguro es que la danza ha ofrecido múltiples beneficios, desde mejorar la comunicación hasta fortalecer la cohesión social.


El baile, aunque a menudo relegado al ámbito de lo recreativo, ha sido una parte integral de la experiencia humana desde hace millones de años. La próxima vez que sientas el impulso de moverte al ritmo de tu canción favorita, recuerda que estás participando en una tradición tan antigua como la humanidad misma.

0 comentarios

Comments


bottom of page