top of page

Por primera vez desvían rayos de una tormenta con láser

Redacción Mayte Mendoza Cerón ANCOP



Láser de alta potencia permite por primera vez desviar rayos de una tormenta con esta tecnología, logro que podría utilizarse para proteger infraestructuras críticas como aeropuertos, plataformas de lanzamientos espaciales o plantas de energía.


"Se trata de la primera vez que se observa el efecto de un láser en los rayos. Nadie había usado hasta ahora esta tecnología para proteger una infraestructura", afirma a EL MUNDO Aurélien Houard, autor principal de este experimento realizado en Suiza cuyos detalles se publican hoy en la revista Nature Photonics.


Según autores del consorcio internacional que firman esta investigación, sus resultados podrían ser aplicados para la protección de infraestructuras como lo son plataformas de lanzamiento de misiones espaciales.


Como explica Aurélien Houard, investigador de la Escuela Politécnica de París, "Arianegroup, empresa especializada en equipamiento para aeropuertos y plataforma de lanzamiento de cohetes, ya participa en el proyecto".


Ariane es la compañía encargada de lanzar la mayor parte de misiones de la Agencia Espacial Europea (ESA) desde el Puerto Espacial de Kurú, en la Guayana Francesa.


En la actualidad el instrumento que más ha sido usado para intentar evitar los efectos de los rayos sigue siendo el pararrayos inventado por Benjamin Franklin en 1752.


El pararrayos se diseñó para atraer un rayo ionizado del aire para conducir la descarga hacia tierra con el objetivo de que no cause daños a personas o construcciones.


La idea del uso de láseres con el mismo fin había sido planteada hace muchos años, aunque hasta el momento no se había mostrado su viabilidad.


Houard señala "se propuso la idea inicialmente en los años 70, y durante los últimos 50 años se realizaron numerosos estudios tanto en laboratorio como en el campo para tratar de hacerlo realidad. Pero nadie logró observar ningún efecto del láser sobre el rayo".


El primer experimento se realizó en Berlín con un simulador de rayos en 2002. Ahí se dieron cuenta de que, ajustando los parámetros, podían guiar la descarga entre dos electrodos a lo largo de la trayectoria de un láser.

0 comentarios
bottom of page