top of page

OV7 se Despide de los Escenarios con un Concierto Emotivo y Nostálgico en la Arena Ciudad de México


La icónica banda OV7, tras 30 años de éxitos y recuerdos, se despidió de sus fans con un último concierto en la Arena Ciudad de México. El evento, titulado "El gran final", atrajo a 18 mil seguidores que se sumergieron en una noche de música, recuerdos y emociones. 


El concierto inició con energía, desplegando un repertorio que recorrió las distintas etapas de la banda. M´Balia, Mariana Ochoa, Lidia Ávila, Erika Zaba, Ari Borovoy y Óscar Schwebel subieron al escenario con atuendos coloridos y presentaron éxitos como “Más que amor”, “Love colada” y “Tus besos”, invitando al público a levantarse de sus asientos. 


El ambiente se llenó de emotividad cuando Óscar agradeció a los fans por permitirles ser parte de sus vidas. El concierto continuó con cambios de vestuario y segmentos de vídeo, intercalando baladas y temas movidos que evocaban la nostalgia de los noventa. Canciones como “Shake shake”, “Magia” y “Caleidoscopio” mostraron las coreografías sincronizadas de la banda. 


Uno de los momentos más emotivos fue cuando M´Balia agradeció a la audiencia, reflejando la conexión profunda entre la banda y sus seguidores. Kalimba, igualmente emocionado, expresó su gratitud por el apoyo constante durante su carrera. 


El concierto también incluyó un segmento de rock and roll con temas como “Qué buen reventón” y “Una chavita”, donde los asistentes bailaron y celebraron. Mariana y Ari, por su parte, enfatizaron el impacto de OV7 en una generación entera y la importancia de sus fans en su historia. 


El cierre del concierto fue un torrente de emociones. “Me quiero llevar este momento en mi corazón y en mi mente”, expresó Lidia, capturando el sentimiento de la noche. La banda interpretó sus grandes éxitos como “Mírame a los ojos”, “No es obsesión” y “Un pie tras otro pie”. En un momento conmovedor, los hijos de los miembros de la banda subieron al escenario durante “Te necesito”, intensificando la atmósfera nostálgica. 


Finalmente, OV7 concluyó su memorable concierto con “No me voy”, dejando una huella imborrable en el corazón de sus fans y en la historia de la música pop en México. 


Este último concierto de OV7 no solo marcó el fin de una era musical, sino que también celebró la unión y el amor entre la banda y sus seguidores. Una noche llena de recuerdos, música y emociones que quedará grabada en la memoria de todos los que tuvieron el privilegio de ser parte de "El gran final". 

0 comentarios
bottom of page