OMS incluye nuevos tratamientos contra cáncer y diabetes en su lista de medicamentos esenciales

Los elevados precios tanto de los nuevos medicamentos patentados como de los más antiguos, como la insulina, siguen dejando algunos medicamentos esenciales fuera del alcance de muchos pacientes, alertó la organización.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) actualizó sus listas de medicamentos Esenciales y Pediátricos Esenciales en las que se incluyen nuevos tratamientos para distintos tipos de cáncer, análogos de la insulina y nuevos fármacos orales para la diabetes, inhibir el consumo de cigarrillos y antimicrobianos contra infecciones bacterianas y fúngicas graves.


En un comunicado, el organismo dijo que dichas listas modelo tienen como objetivo abordar las prioridades de salud mundiales identificando los medicamentos que proporcionan los mayores beneficios y que deberían estar disponibles y ser asequibles para todos.


Sin embargo, aclaró que los elevados precios tanto de los nuevos medicamentos patentados como de los más antiguos, como la insulina, siguen dejando algunos medicamentos esenciales fuera del alcance de muchos pacientes.


“La diabetes está aumentando en todo el mundo, sobre todo en los países de ingresos bajos y medios”, afirmó el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien añadió que “demasiadas personas que necesitan insulina se encuentran con dificultades financieras para acceder a ella o se quedan sin ella y fallecen. La inclusión de los análogos de la insulina en la Lista de Medicamentos Esenciales, junto con los esfuerzos por garantizar un acceso asequible a todos los productos de insulina y ampliar el uso de los biosimilares, es un paso vital para garantizar que todas las personas que necesitan este producto que salva vidas puedan acceder a él”.


Aquí las listas de los nuevos fármacos:


Medicamentos para la diabetes


La insulina se descubrió como tratamiento para la diabetes hace 100 años, y la insulina humana ha estado en la Lista de Medicamentos Esenciales de la OMS desde que se publicó por primera vez en 1977. Desgraciadamente, el limitado suministro de insulina y los elevados precios en varios países de ingresos bajos y medios constituyen actualmente un importante obstáculo para el tratamiento. Por ejemplo, en la capital de Ghana, Accra, la cantidad de insulina necesaria para un mes le costaría a un trabajador el equivalente a 5.5 días de sueldo al mes. La producción de insulina se concentra en un pequeño número de instalaciones de fabricación, y tres fabricantes controlan la mayor parte del mercado mundial, con lo que la falta de competencia se traduce en precios elevados que resultan prohibitivos para muchas personas y sistemas de salud.


La decisión de incluir en las listas los análogos de la insulina de acción prolongada (insulina degludec, detemir y glargina) y sus biosimilares, junto con la insulina humana, tiene por objeto aumentar el acceso al tratamiento de la diabetes ampliando las opciones de tratamiento. La inclusión en las listas significa que biosimilares de análogos de la insulina pueden optar al programa de precalificación de la OMS; la precalificación de la OMS puede dar lugar a la entrada en el mercado internacional de más biosimilares de calidad garantizada, lo que genera una competencia que hace bajar los precios y permite a los países disponer de una mayor variedad de productos.


Los análogos de la insulina de acción prolongada ofrecen algunas ventajas clínicas adicionales a los pacientes gracias a su acción de duración prolongada, que garantiza que la glucemia pueda ser controlada durante periodos más largos sin necesidad de una dosis de refuerzo. Presentan una ventaja particular para los pacientes cuya glucemia es peligrosamente baja con la insulina humana. Se ha demostrado que la mayor flexibilidad que ofrecen los análogos de la insulina en cuanto a horarios y dosis mejora la calidad de vida de los pacientes con diabetes. Sin embargo, la insulina humana sigue siendo un elemento básico del tratamiento de la diabetes, y hay que seguir apoyando el acceso a este medicamento que salva vidas mejorando su disponibilidad y asequibilidad.


La lista también incluye la empagliflozina, la canagliflozina y la dapagliflozina, inhibidores del cotransportador sodio-glucosa de tipo 2 (SGLT2), como tratamiento de segunda línea en adultos con diabetes de tipo 2. Se ha demostrado que estos medicamentos administrados por vía oral ofrecen varias ventajas, como un menor riesgo de muerte, insuficiencia renal y eventos cardiovasculares. Dado que los inhibidores del SGLT2 siguen estando patentados y tienen un precio elevado, su inclusión en la lista va acompañada de la recomendación de que la OMS colabore con el Banco de Patentes de Medicamentos para promover el acceso mediante posibles acuerdos de licencia con los titulares de las patentes a fin de permitir la fabricación y el suministro de genéricos en los países de ingresos bajos y medios.


Mejorar el acceso a los medicamentos contra la diabetes, incluidos la insulina y los inhibidores del SGLT2, es una de las líneas de trabajo del Pacto Mundial contra la Diabetes, puesto en marcha por la OMS en abril de 2021, y un tema clave que se está debatiendo con los fabricantes de medicamentos y tecnologías sanitarias contra la diabetes.


Medicamentos contra el cáncer


Los cánceres se encuentran entre las principales causas de enfermedad y muerte en todo el mundo, y fueron responsables de casi 10 millones de muertes en 2020, siete de las cuales se produjeron en países de ingresos bajos y medios. En los últimos años se han producido nuevos avances en el tratamiento del cáncer, como los medicamentos dirigidos a características moleculares específicas del tumor, algunos de los cuales ofrecen resultados mucho mejores que la quimioterapia “tradicional” para muchos tipos de cáncer. Se han añadido cuatro nuevos medicamentos para el tratamiento del cáncer a las Listas Modelo:


--enzalutamida, como alternativa a la abiraterona, contra el cáncer de próstata;

--everolimus, contra el astrocitoma subependimario de células gigantes (SEGA), un tipo de tumor cerebral en niños;

--ibrutinib, un medicamento dirigido contra la leucemia linfocítica crónica; y

--rasburicase, para el síndrome de lisis tumoral, una complicación grave de algunos tratamientos contra el cáncer.


La inscripción en la lista del imatinib se amplió para incluir el tratamiento dirigido contra la leucemia. Se añadieron nuevas indicaciones de cáncer infantil para 16 medicamentos ya incluidos en la lista, entre ellos el glioma de evolución lenta, la forma más común de tumor cerebral en niños.


La inscripción en la lista de un grupo de anticuerpos que mejoran la respuesta inmunitaria a las células tumorales, denominados inhibidores del punto de control inmunitario PD-1 / PD-L1, no se recomendó para el tratamiento de una serie de cánceres de pulmón, a pesar de ser eficaces, principalmente debido a su precio excesivamente elevado y a la preocupación de que sean difíciles de gestionar en los sistemas de salud de bajos recursos. La inclusión de otros medicamentos contra el cáncer no se recomendó debido al incierto beneficio clínico adicional en comparación con los medicamentos ya incluidos en la lista, su elevado precio y los problemas de gestión en entornos de bajos recursos. Entre ellos se encuentran el osimertinib para el cáncer de pulmón, el daratumumab para el mieloma múltiple y tres tipos de tratamiento (inhibidores de CDK4/6, fulvestrant y pertuzumab) para el cáncer de mama.


Enfermedades infecciosas


Entre los nuevos medicamentos incluidos en las listas figuran el cefiderocol, un antibiótico del grupo “último recurso” eficaz contra las bacterias multirresistentes, los antifúngicos equinocandinas para las infecciones fúngicas graves y los anticuerpos monoclonales para la prevención de la rabia, que son los primeros anticuerpos monoclonales contra una enfermedad infecciosa que se incluyen en las Listas Modelo.


Las listas actualizadas también incluyen nuevas formulaciones de medicamentos contra infecciones bacterianas comunes, la hepatitis C, la infección por el VIH y la tuberculosis, con el fin de satisfacer mejor las necesidades de dosificación y administración tanto de niños como de adultos.


Otros 81 antibióticos se clasificaron en las categorías “acceso”, “precaución” o “último recurso” en el marco de la herramienta AWaRe para apoyar las actividades de gestión y vigilancia del uso de antibióticos en todo el mundo.


Deshabituación tabáquica –dos medicamentos sin nicotina, el bupropión y la vareniclina— se unen al tratamiento de sustitución con nicotina en la Lista Modelo, lo que proporciona opciones de tratamiento alternativas para las personas que quieren dejar de fumar. Esta inscripción en la lista tiene como finalidad apoyar los esfuerzos por alcanzar el objetivo de la campaña de la OMS “Comprométete a dejarlo”, consistente en que 100 millones de personas de todo el mundo dejen de fumar en el próximo año.