top of page

Oídos a salvo: El Arte del Lavado de Oídos, ¿Cuándo, cómo y por qué?




Los oídos, órganos esenciales para nuestra audición y equilibrio, merecen una atención especial. Sin embargo, la manera correcta de cuidarlos y la necesidad de realizar lavados de oídos pueden resultar confusas. En este artículo, exploramos la importancia de este procedimiento y cómo llevarlo a cabo de manera segura.

El Dr. Silvio Jurado Hernández, especialista en otorrinolaringología y académico de la UNAM, enfatiza la necesidad de evitar el uso de cotonetes u otros objetos pequeños para limpiar los oídos, ya que esto puede dañar el oído o causar un tapón de cerumen. El cerumen, una sustancia producida por las glándulas ceruminosas, protege el oído y suele drenarse naturalmente.

Sin embargo, en algunos casos, el cerumen puede acumularse y formar un tapón, lo que puede provocar problemas auditivos, zumbidos, sensación de oídos tapados o vértigo. En tales situaciones, el lavado de oídos puede ser necesario.

El procedimiento se realiza de la siguiente manera:

  1. Endereza el conducto auditivo externo.

  2. Dirige un chorro de agua suavemente contra la pared del conducto auditivo cerca del tapón de cerumen.

  3. Inclina la cabeza para permitir que el agua drene.

  4. Repite la irrigación si es necesario.

Es fundamental que este procedimiento sea realizado por un especialista y solo en personas con oídos íntegros, es decir, sin enfermedades o perforaciones. Realizarlo de manera frecuente no es recomendable, ya que la remoción excesiva de cerumen puede no ser beneficiosa. Aunque en internet se pueden encontrar kits de limpieza para los oídos, el Dr. Jurado Hernández advierte contra la realización de lavados de oídos por cuenta propia. Requiere un conocimiento específico, la temperatura del agua adecuada, y no debe involucrar el uso de aceites ni agua oxigenada. Además, existen riesgos de infección, perforación del tímpano, vértigo o pérdida temporal de la audición si no se realiza correctamente. En caso de molestias en los oídos, el Dr. Jurado Hernández recomienda consultar a un otorrinolaringólogo en lugar de diagnosticarse un tapón de cerumen por cuenta propia, ya que muchas veces los síntomas pueden estar relacionados con otros problemas que requieren atención médica adecuada.

0 comentarios

Commentaires


bottom of page