Nariz electrónica, ayuda a combatir los incendios forestales

Mayte Mendoza Cerón ANCOP

En el verano boreal 2021, los incendios forestales causaron un desastre sin precedentes en la isla italiana de Cerdeña, quemando más de 28.000 hectáreas de terreno y desplazando a miles de personas de sus hogares.


La mitad de las tierras afectadas ardieron en el catastrófico incendio que afectó a la región de Montiferru, cerca de la costa occidental de la isla. Actualmente Montiferru es una de las doce zonas forestales de todo el mundo que están probando un nuevo sistema de alerta ultra temprana, de incendios forestales, desarrollado por una empresa alemana que recibe el nombre de Dryad, en honor a las ninfas de la mitología griega que viven en simbiosis con los árboles.


Evitar el desarrollo de los incendios forestales, aunque sea una mínima parte tendría grandes beneficios. El cambio climático hace que los incendios forestales sean más intensos y se prevé que el número de incendios forestales extremos aumente hasta un 14 por ciento en 2030.


Los sistemas de alerta existentes se basan en la detección visual de humo, ya sea a través de imágenes por satélite, cámaras sobre el terreno u observadores humanos. Pero estos sistemas resultan ser demasiado lentos, según el cofundador y CEO de Dryad, Carsten Brinkschulte.


Dryad, pretende reducir el tiempo de detección de los incendios forestales e identificarlos en la fase de combustión lenta, esto es, cuando aún no hay una llama abierta, normalmente dentro de los primeros 60 minutos.


Para ello, la empresa diseñó un sensor alimentado por energía solar y dotado de un detector de gases. "Puede detectar el hidrógeno, el monóxido de carbono y los compuestos orgánicos volátiles: básicamente puede oler el fuego", dice Brinkschulte. "Piensa que es como una nariz electrónica que se coloca en un árbol".


Una vez que el sensor detecta un incendio, envía una señal a través de una red inalámbrica mediante una antena incorporada. A continuación, la señal se transmite a dispositivos más complejos y se transmite a internet por satélite y 4G. Finalmente, la información se envía a los gestores forestales.


"También enviamos una alerta y podemos interactuar directamente con los sistemas de cómputo de los bomberos locales. Lo que se recibe es una alarma con las coordenadas GPS exactas del sensor que ha detectado el incendio", menciona Brinkschulte.

2 visualizaciones