Monitorean contaminantes en el Golfo de California

Por su resistencia a la degradación y su amplio potencial para transportarse a larga distancia, investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) estudian la presencia de Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP) en ecosistemas y organismos silvestres del Golfo de California.

El estudio pretende identificar los COP en una de las áreas marinas protegidas más importantes del país, donde la mayor afectación se asocia a los desarrollos agrícolas de Sonora y Sinaloa, aseguró la investigadora Diana Escobedo.


En el Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR), Unidad Sinaloa, Escobedo trabaja en modelos de dispersión aérea de contaminantes para buscar conexión entre áreas agrícolas de los estados costeros del Golfo de California y su presencia en Áreas Naturales Protegidas (ANP) de la región.


“Los COP son bioacumulables, se incorporan en los tejidos de los seres vivos, donde pueden aumentar su concentración.


Gran parte de los agroquímicos que se aplican en los campos de cultivo se movilizan a través del aire, suelo y agua hacia ecosistemas terrestres y acuáticos como ríos, lagos y zonas costeras, que pueden concentrar residuos químicos y pudieran impactar la salud de los organismos que los habitan, destacó.


“La mayor afectación en el Golfo de California se ha dado en la región continental, asociada a los desarrollos agrícolas de Sonora y Sinaloa, y en este último hay presencia de COP en agua, sedimentos y organismos en nueve de las once lagunas costeras de la zona.


Se han detectado estos contaminantes en animales como jaiba azul, pargo, lisa, orca, tursión, lobo marino, ballena, camarón, pelícano café, pato bobo y tortuga, entre otros.


Se busca contar con mayores argumentos para que las autoridades legislen sobre los COP para frenar su uso o incentivar la investigación de alternativas sustentables y amigables con el ambiente, a través del desarrollo de nuevos productos agrícolas.