top of page

Mexicanos puestos a prueba en el espacio

Redacción Joel Charles


Se trata de cuatro estudiantes egresados del Tecnológico de Monterrey, quienes ayudarán a diseñar un mecanismo que será probado en el espacio durante 6 meses.


Este proyecto se llevará a cabo junto con otros 12 jóvenes mexicanos, crearán el mecanismo flexible Úurich, que será probado en la Estación Espacial Internacional.


Los estudiantes Tec que participaron fueron Valeria Bastida, Marcos Cuevas, Sebastián Llanos y Raquel Reyes; por su parte, la EXATEC fue Cosette Valenzuela.


Valeria Bastida, estudiante de Arquitectura, narró su experiencia al ser invitada por la NASA para presenciar el lanzamiento del cohete Falcon 9 de SpaceX, en el que viajó este mecanismo.


“Escuché el estruendo de los propulsores del cohete, sentí en todo mi cuerpo una vibración muy fuerte y después vi cómo todo el cielo se iluminó; quedé en shock unos segundos y sentí ganas de llorar por la emoción. No podía creer que algo en lo que trabajé haya ido al espacio”.


Úurich es un dispositivo flexible que mediante elasticidad y la deformación de su material logra transmitir fuerza o generar movimiento, que será probado durante 6 meses en la EEI.


Esta oportunidad llegó para los jóvenes mexicanos gracias a su participación en el International Air and Space Program (IASP) en 2021, organizado por la empresa Aexa Aerospace en las instalaciones de la NASA.


Valeria platicó que la mayoría de los mecanismos como Úurich que son capaces de generar fuerza y movimiento suelen estar instalados en partes que necesitan articulación, como piezas de robots.


“Tiene mucho potencial para piezas robóticas o incluso puertas presurizadas, porque puede generar esta expansión o retroceder y puede bloquear o dejar que algo pase, incluso en algún tipo de manguera para permitir o impedir el paso de gas o de un fluido”, explicó.


“Hicimos el mecanismo pensando en que se pudiera agregar a las compuertas, justo para el movimiento; incluso, podría funcionar a una escala arquitectónica más grande como un caparazón que protege de la radiación solar”, añadió.


Actualmente, Úurich está colocado en el módulo MISSE de experimentación de materiales en la EEI, donde permanecerá 6 meses para ser analizado; viajó al espacio con alrededor de 600 experimentos más, pero siendo el único de origen 100% mexicano.

0 comentarios

Comentarios


bottom of page