top of page

Luz infrarroja del telescopio Webb explora entrañas del universo, revelando sus misterios

Redacción Mayte Mendoza Cerón ANCOP



El ser humano nunca había creído en la obtención de imágenes tan nítidas del cosmos como las que fueron capturadas por el telescopio James Webb, las cuales han evolucionado lo que creíamos sobre el universo y sus misterios.


Gracias a la tecnología de James Webb nos ofrece una resolución jamás vista en el campo de la astronomía y cosmología.


Permite a los científicos captar impresionantes tomas de los objetos más distantes del universo, como lo son la formación de nebulosas y las primeras galaxias.


Asimismo, ha permitido el hallazgo de objetos celestes que han estado fuera del alcance de los investigadores, claro ejemplo de ello es el momento exacto del nacimiento de las estrellas, y las explosiones conocidas como novas.


El telescopio logró captar algo diferente, estamos hablando de miles de millones de estrellas que nunca antes habían sido observadas.


En uno de sus últimos hallazgos, el telescopio lo realizó entre las nubes densas, nubes de polvo cósmico que rodean a la nebulosa de la Tarántula, todo gracias a su resolución única entre longitudes infrarrojas.


Una región nunca antes explorada del espacio sideral, en donde destellan miles de estrellas masivas con un pálido color azul ocultas entre nubes de polvo, además hay estrellas de reciente formación que no han salido siquiera de la nebulosa.

0 comentarios
bottom of page