Los efectos de la temporada de lluvias 2021

Por Juan Carlos Valencia Vargas



La actual temporada de lluvias en México ha afectado a miles de personas en varios estados, pero también ha generado incrementos en los niveles de almacenamiento de las principales presas de México y ha beneficiado a la recarga de acuíferos. Esta es la dualidad de los efectos que generan las lluvias, riesgos por un lado y beneficios para el siguiente ciclo agrícola y para el abastecimiento de agua a las principales ciudades del país.


Desafortunadamente este año ha habido muchas situaciones de emergencia que requirieron la participación de las Brigadas de Protección a la Infraestructura y Atención de Emergencias (PIAE) y del personal de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), de Protección Civil y de las autoridades locales, para reducir los riesgos de inundaciones o contribuir a atender a la población afectada en diferentes regiones de México.


La actual temporada de lluvias incluso ha ocasionado muertes como no se había visto en mucho tiempo, apenas el 6 y 7 de septiembre, las lluvias e inundaciones dejaron dos personas muertas en Ecatepec, Estado de México, esas misma lluvias provocaron inundaciones en el municipio de Tula de Allende, en Hidalgo y en el hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se registraron 17 fallecidos. En Tequisquiapan, Querétaro, el pasado 20 de septiembre se presentaron inundaciones que yo no recuerdo haber visto antes. En Tlayacapan, Morelos, una familia integrada por dos mujeres, un niño y un bebé fueron arrancados por la creciente de agua de una barranca y fallecieron también.


La temporada de ciclones tropicales 2021 ha sido intensa, en el Océano Pacífico se han desarrollado ya 16 sistemas de los 14 a 20 pronosticados para esta época. En tanto, en el Océano Atlántico se han presentado ya 20 de los 15 a 20 fenómenos previstos. Y la temporada de ciclones termina hasta noviembre, por lo que es muy probable que los pronósticos se queden cortos en cuanto al número de ciclones pronosticados.


Sin embargo, aunque pudiera parecer que está lloviendo mas de lo normal, la verdad es que apenas se están superando los niveles promedio anuales. En la sesión semanal del Comité Técnico de Operación de Obras Hidráulicas (CTOOH), presidido por la CONAGUA, el Servicio Meteorológico Nacional informó que del 1 de enero al 17 de octubre se ha registrado apenas 4.6% más lluvia que la lámina nacional histórica de este periodo.


Por su parte, la Subdirección General Técnica dio a conocer que las 210 principales presas de México tienen un almacenamiento de 88 mil 549 millones de metros cúbicos (hm3), de una capacidad total de 120 mil hm3, es decir, estamos a un 74% de su capacidad. Hasta el 18 de octubre, de esas 210 presas, 75 están al 100% de su llenado; 64 se encuentran arriba del 75%; y 41, entre 50 y 75%. El almacenamiento total en estos embalses representa un superávit de 782.70 hm3, apenas el 0.9% más que la cifra promedio de esta fecha. Y en algunos casos como el del Sistema Cutzamala, que abastece a millones de habitantes de la Zona Metropolitana de la CDMX, apenas se tiene el 70% de llenado.


El cambio climático está intensificando el ciclo hidrológico. Esto conlleva una mayor intensidad de las precipitaciones y las inundaciones asociadas, pero, paradójicamente, también implica unas sequías más intensas en muchas regiones, particularmente en el noroeste de nuestro país estamos padeciendo un severa sequía desde hace varios años. En este 2021, por primera vez en la historia, hubo necesidad de racionar el agua proveniente del Río Colorado hacia los estados de Baja California y Sonora, desde 1944 que se firmó el Tratado con Estados Unidos es la primera vez que se debe recurrir a esta medida. Son sin duda, fuertes llamadas de atención. ¿Qué estamos haciendo? ¿Qué deberíamos de hacer para atender estas situaciones? Ya lo comentaremos.