Los adultos mayores que ven la televisión en demasía corren peligro de padecer demencia senil

Redacción José Manuel Rueda ANCOP

Algunos investigadores de varias universidades de los Estados Unidos, han dado seguimiento a cientos de miles de personas mayores que acostumbran ver la televisión y han determinado que dicha práctica puede desencadenar demencia senil al llegar a una edad avanzada.

No obstante, esta consecuencia no sucede con los que acostumbran estar frente a algún ordenador.


En sus estudios, también determinan que la pasividad mental, cuando no es extrema, y se combina con ejercicio físico, no es precisamente malo para el cerebro en sí mismo, ya que depende de lo que se está haciendo mientras el sujeto está sentado.


La ciencia médica ha practicado muchas pruebas que unen la salud mental con la actividad física, en especial cuando el deterioro cognitivo acecha al envejecer.


Los investigadores han hecho comparaciones en el estado de salud mental en cerca de 146 mil 651 mayores cuando estos tenían una media de edad de 64 años respecto a su condición en la actualidad que tienen 75. En el transcurso del tiempo, 3 mil 507 de ellos, el 2.5 por ciento, les han diagnosticado demencia.


Los que participaron en el estudio, evidenciaron en un test, el uso de una herramienta de salud pública importante y se conoció en los cuestionarios cuál era su actividad física y cuánto tiempo se la pasaban sentados viendo la televisión o frente a una computadora.


La revista científica PNAS explicó que cuando se tienen dominadas las otras variables como son el sexo, las enfermedades previas, el tabaquismo, el trabajo, la edad, etc., la actividad física es relacionada con una disminución de probabilidades de desarrollo de cualquier tipo de demencia, por ejemplo, con cualquier tipo de alzhéimer. También señalaba que una buena dieta se relaciona con un buen envejecimiento cerebral.


El punto importante del estudio es que muestra una relación fuerte entre el sedentarismo y la salud mental, pero no todo el sedentarismo, ya que cuestionaban a los participantes la cantidad de horas que pasaban viendo los programas de televisión o cuánto tiempo estaban usando una computadora. El 40 por ciento se presenta cuando se está sentado frente a la TV y el 20 por ciento frente a un ordenador.


Davis Raichlen, investigador de la Universidad del Sur de California definió que la posibilidad del uso de las computadoras durante el tiempo de ocio sea cognitivamente exigente, contrarresta los peligros de permanecer sentados mucho tiempo. Añadió que ya no es válido condenar el sedentarismo sin diferenciar lo que se está haciendo, aunque sea sentado. Pero no obstante señaló que no es fácil saber por qué el ordenador es mejor que la televisión.