Lo que no sabías del cáncer de próstata

NOTA

Redacción David Enciso ANCOP

Uno de los tipos de cáncer más comunes en el país es el cáncer de próstata, muchos hombres se ven afectados por esto, pero con una atención temprana puede ser tratable. La próstata funciona de diversas maneras en el cuerpo humano, una de sus principales funciones es la producción efectiva de semen, además de generar una proteína que ayuda al semen a retener su estado líquido y ayuda a controlar la orina.


La importancia que tiene la detección temprana de este tipo de cáncer ha ayudado a salvar la propagación y afectación masiva del cáncer. Aún no se identifica la causa específica que provoca está enfermedad, se puede desarrollar por algunos cambios generalmente en las células glandulares de la próstata y muy pocos hombres han desarrollado tumores malignos.


Algunos factores de riesgo que pueden provocar este cáncer son: la edad, el riesgo aumenta después de los 50 años, también si algún familiar cercano ha tenido esta enfermedad puede ser hereditario, llevar una mala alimentación y consumir excesos de grasa también puede ser un motivo para generar cáncer de próstata.


Después de analizar durante muchos años esta enfermedad se ha demostrado que otros factores pueden provocarlo como: la obesidad, fumar, alcoholismo, infecciones de transmisión sexual, la cirugía de la vasectomía, entre otros. Aún se siguen realizando investigaciones y estudios para conocer mejor a la enfermedad y así tener mejor información.


En esta enfermedad no hay síntomas en las primeras etapas, por lo que la única manera de identificarla es realizando pruebas cada 6 meses y así poder tener un diagnóstico a tiempo. Como cada caso se presenta de manera diferente, alguno de los síntomas con los que se puede ubicar son: ganas frecuentes de orinar, especialmente por la noche, un chorro de orina débil, sangre en la orina o el semen, dolor al orinar o eyacular y dolor en la espalda, las caderas o la pelvis.


Cuando en los casos avanzados de esta enfermedad se presentan síntomas como: dolor de huesos, pérdida de peso inexplicable y cansancio. Se utilizan distintos tratamientos para sanar esta enfermedad, puede ser con alguna cirugía, monitoreo e incluso radioterapia. En casos avanzados puede ser tratado con quimioterapias, terapia hormonal e inmunoterapia.

18 visualizaciones