top of page

Las leches formuladas no tienen bases científicas.

Redacción: Edgar Jiménez ANCOP


La fórmula, como muchos otros productos de consumo, utiliza la ciencia para venderse a sí misma. Algunas de las atribuciones más comunes son que benefician el cerebro o el sistema inmunológico del bebé en desarrollo o apoyan su mejora. Sin embargo, según un artículo publicado hoy en la revista BMJ, la mayoría de los beneficios para la salud que aparecen en los envases o anuncios de los sucedáneos de la leche materna tienen poca o ninguna evidencia científica.


De los 608 productos seleccionados, se identificó que más del 53 % de los productos apoyan el desarrollo del cerebro o el sistema nervioso, el 39 % fortalecen el sistema inmunológico y el 37 % promueven el crecimiento y desarrollo del bebé.


En el caso de los eslóganes relacionados con los ensayos clínicos, el 90 % de los seleccionados tenían un alto riesgo de sesgo y en el 88 % de los ensayos registrados sus autores habían recibido financiación de o estaban con organizaciones que producen leche de fórmula empresas empleadas.


Los autores concluyen que sus resultados "son esenciales para verificar el marco regulatorio de los sucedáneos de la leche materna para brindar un mejor apoyo a los clientes y evitar el daño asociado con estrategias de marketing agresivas para tales productos"


En un artículo clave publicado junto con el análisis, el experto de la OMS, Nigel Rawlins, afirma que las autoridades sanitarias "deben actuar para proteger a los padres y los niños de los intereses comerciales". "Los funcionarios de salud decidirán si el uso de pruebas descaradamente engañosas es aceptable o si continuarán exigiendo estándares aún más estrictos de la industria de fórmulas con buenos productos basados ​​en buenas pruebas. Debe hacerlo", escribió.


Rosaura Leis, coordinadora de la unidad de Nutrición Infantil del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, garantiza que todo lo que se comunique sobre esta fórmula “debe ser aprobada y basada en ensayos clínicos”, sin embargo, “es interesante evaluar en qué consiste esta afirmación”. y apoyarlo con ensayos clínicos de calidad”. “Esta es una prioridad para la pediatría”, dijo.


"La lactancia materna subóptima provoca unas 600.000 muertes infantiles al año por neumonía y diarrea, y 100.000 muertes maternas por cáncer de mama y de ovario", escribieron.


Si bien las opciones sobre el tipo de leche que se les da a los bebés varían mucho de una región a otra, Nigel Rollins destaca el tema de la reconciliación.

0 comentarios

Kommentare


bottom of page