Las credenciales perdidas de Bizbirije

NOTA

Redacción Willem Gartner ANCOP


“Tú puedes ser reportero o reportera de Bizbirije”. Seguramente leíste estas líneas cantando, pues así comenzaba la iniciativa “Reporteros y reporteras de Bizbirije” en los noventas.


Durante esta bella época existió un programa que formó parte de nuestro acervo cultural y no era un programa popular, ni siquiera tenía mucho presupuesto, pero sí tenía corazón y cápsulas que no olvidaremos: Bizbirije.


Recientemente en una entrevista, Plutarco Haza quien formó parte del elenco de la primera temporada, reveló los detalles de un misterio que nadie podía resolver, hasta ahora.


Nosotros como niños mandábamos nuestros datos para recibir una credencial que aseguraba que éramos parte del elenco de Bizbirije, y que podíamos hacer nuestros propios reportajes, para algunos otros, esto sería el primer paso para inspirarse a estudiar periodismo.


Resulta que muchas credenciales no llegaron a los niños, de hecho, fueron muy pocos los que obtuvieron la insignia de reportero Bizbirije y gozaron del privilegio de tener un pedazo de cartón cualquiera membretado y firmado por Plutarco en el que avala que eres reportero.


Plutarco aseguró en la entrevista que Canal 11 no estaba preparado para el boom que ese programa tendría y que, además, no contaba con la capacidad de cubrir las demandas que exigían los televidentes pues, era un canal independiente e incluso los niños que salían con sus reportajes, eran niños a los que no se les pagaba, así que era verdad que los televidentes hacían las cápsulas. Increíble ¿No?


Una de las anécdotas que Haza, a quien le conocimos como Alex en Bizbirije, contó fue aquella en la que tenían que hacer un programa especial que se grabó en Papalote Museo del Niño. Lo que la producción no esperaba ni el mismo actor fue que más de 3 mil personas estuvieran abarrotando el lugar, gritando como si hubieran llegado los Beatles a cantar. Fue en ese momento en el que se dieron cuenta del potencial del programa.


“Las llamadas incluso se bloqueaban cuando pasaba el programa. Todo estaba hecho para mandar de 20 a 50 credenciales, porque no había para más, pero eran miles los niños que enviaban sus datos y llamaban para que se les diera la suya. Simplemente Canal 11 no estaba listo para ese éxito cuando empezó el programa, pero lo queremos mucho y le tenemos un amor increíble por lo bello que nos tocó vivir en ese momento” señaló el actor.


También añadió que en la calle se encuentra con personas de hasta treinta que le piden su credencial o le recuerdan que nunca les llegó, a lo que Plutarco recibe con una gran sonrisa y un saludo para compensar que de niños no obtuvieron uno de los tesoros más grandes del niño mexicano crecido en los años 90: la credencial de Bizbirije

10 visualizaciones