La UNAM pone en marcha cursos internacionales en línea


Son de licenciatura y posgrado y tienen valor curricular; participan estudiantes de la UNAM y de instituciones del extranjero.


La UNAM ha mantenido sus actividades de internacionalización durante la actual pandemia por la Covid-19 y ha puesto en marcha una estrategia importante: el aprendizaje en línea conocido como COIL por sus siglas en inglés: Collaborative Online International Learning.


Así lo informó la subdirectora de Enlace Institucional de la Dirección General de Cooperación e Internacionalización (DGECI), Dolores González Casanova, quien explicó que se trata de cursos en licenciatura o posgrado, con valor curricular, en los que participan, un profesor de la UNAM y otro de una institución de educación superior en el extranjero, quienes en conjunto diseñan e implementan un programa académico en un aula virtual en la que intervienen alumnos de ambas instituciones, inscritos en sus respectivas universidades.


Actualmente se gestionan nueve cursos con igual número de entidades de educación superior del exterior y siete de la UNAM. Algunos de ellos se efectúan entre la Facultad de Artes y Diseño (FAD) y la Universidad de Costa Rica; otros se realizarán entre las facultades de Química y de Ciencias Políticas y Sociales con la Universidad de Santiago de Chile; así como entre la Facultad de Ciencias con la Universidad de Texas en Austin, Estados Unidos, y la Universidad de Exeter, Reino Unido.


“El rector ha decidido impulsar esta modalidad de aprendizaje colaborativo en línea y la DGECI sirve de enlace entre las instancias involucradas: las de educación superior extranjeras, las sedes de la Universidad en el exterior, representaciones de otras universidades en la UNAM y las entidades académicas que forman parte de la Red Universitaria de Responsables de Internacionalización (RURI)”, agregó la funcionaria.


Susana Kolb Cadwell, coordinadora de Fomento a la Internacionalización, aseguró que este modelo fomenta lo ya expuesto en otros niveles: promueve el trabajo entre instituciones educativas de varios países; internacionaliza el currículum, a partir de la labor en conjunto de académicos y permite que los jóvenes tengan una gran experiencia al convivir y colaborar con profesores y estudiantes de otra nación.


Ampliar horizontes


Además de las actividades académicas, los estudiantes deben dedicarse de manera conjunta a un proyecto, lo que ofrece una dimensión global a la producción de conocimiento y posibilita a los participantes desarrollar competencias multiculturales.


“Vivir una experiencia académica en una institución de educación superior en otro país extiende los horizontes de los jóvenes y enriquece su formación, fortaleciendo los conocimientos de su disciplina y ampliando sus competencias interculturales.


“Estamos convencidos que estos cursos se multiplicarán de manera natural y, dentro de muy poco, todas las entidades académicas de la Universidad van a contar con ellos”, indicó González Casanova.


Los COIL aprovechan las ventajas y las herramientas que ofrece la virtualidad para crear una nueva forma de acercarse al conocimiento y a la práctica. También significan una nueva manera de enfrentar la enseñanza y el aprendizaje, que requiere voluntad de acompañamiento y creatividad.


“El prestigio de la UNAM es lo que abre la puerta a estas colaboraciones”, dijo Javier Martínez Ramírez, secretario de la Dirección de Planeación y Vinculación de la FAD y su representante ante la RURI.


La FAD ha puesto en marcha los cursos COIL, pues son una oportunidad para que sus alumnos y académicos entren en diálogo con sus pares de otras latitudes. Además, prevén que de esta experiencia puedan surgir investigaciones a publicarse en revistas indexadas y que se compartan con otras universidades.


Se busca que en los cursos haya igual número de estudiantes entre la UNAM y la universidad extranjera con la que se comparte. “Al no estar limitado por la movilidad, podemos llegar a atender a una población mayor de jóvenes. No se trata de remplazar la movilidad presencial, eventualmente los profesores establecerán conexiones que los lleven a una internacionalización presencial y la creación de redes y colaboraciones”, resumió Kolb Cadwell.