La tierra cambia la duración de su rotación

NOTA

Redacción José Manuel Rueda ANCOP


Existe una amplia posibilidad de que se instaure un segundo bisiesto en nuestros relojes. Y no son puntadas políticas, sino simplemente que la Tierra está modificando su forma de rotar.


De toda la historia conocida, nuestro planeta acaba de tener el día más corto. Esto, que no es perceptible para el humano, sí afecta a los modernos sistemas de navegación por satélite que dependen de la consistencia del tiempo con las posiciones convencionales del sol, la luna y las estrellas.

De acuerdo con el diario británico The Telegraph, la Tierra registró su día más corto el pasado 29 de junio, rotando sobre su propio eje 1.59 milisegundos antes de las 24 horas conocidas por todos para completar un día.

Desde que los relojes atómicos comenzaron a medir las velocidades de rotación, éste ha sido el día más corto, precedido por el del 19 de julio de 2020, cuando se acortó en 1.47 milisegundos y el 26 de julio, tan solo una semana después, fue de 1.50 milisegundos.


Estos fragmentos temporarios generan la posibilidad de que pronto se requiera un segundo bisiesto negativo. La explicación más plausible de este cambio de la rotación es el fenómeno denominado "Chandler Wobble" (bamboleo de Chandler) que es una pequeña variación en el eje de rotación de la Tierra, descubierto por el astrónomo norteamericano Seth Carlo Chandler en 1891. Supone una variación de 0.9 segundos de arco en un período de 433 días.

Esto significa que es el cambio en el giro de la Tierra sobre su eje y normalmente hace que la rotación de la Tierra aumente, lo que significa que lleva más tiempo completar un giro. Pero en los últimos años el giro se ha vuelto menos tambaleante, según la nota del Telegraph.


Estos cambios solo se descubrieron con los relojes atómicos de alta precisión en 1960 y se compararan con estrellas fijas en el cielo. El rotativo recordó que el último segundo bisiesto se agregó en la víspera de Año Nuevo en 2016, cuando los relojes de todo el mundo se detuvieron por un segundo para permitir que la rotación de la Tierra se pusiera al día.


Por otra parte, el diario The Independent, también británico, cita un blog de la red social Meta (antes Facebook), y destacó que entre los efectos de este cambio horario puede resultar en afectar los teléfonos celulares, pues éstos toman como referencia el sistema horario de los relojes atómicos. Los programas, al ver alterados sus patrones se ven obligados a introducir segundos intercalares negativos para compensar el tiempo perdido, una acción que no es reconocida de inmediato por los sistemas informáticos, lo que generaría problemas de procesamiento.

341 visualizaciones