top of page

La reelección en México ya es ley, pero ¿se hará cotidiana?


CULTURA IMPAR

José Manuel Rueda Smithers


Los que tienen el poder (aunque sea por poco tiempo) no saben nada de literatura, sólo les interesa el poder. Y yo puedo ser el payaso de mis lectores, si me da la real gana, pero nunca de los poderosos.

Palabras de Roberto Bolaño


Estas letras son a propósito del sufragio efectivo, no reelección, una de las frases que dieron sustento a que cada 20 de noviembre se recuerde a la Revolución Mexicana.

Lo cierto es que en algunos países avanzados, por todo el mundo, este concepto no es para temer, sino para lograr mejores resultados en el crecimiento de sus naciones, y tienen muy acotados los conceptos políticos –en cuanto a tiempo y forma- en que se reelige a quienes asumen cargos para servir a la gente.

Y debemos dejar atrás conjeturas y leyendas urbanas que hablan – sin importar de qué sexenio se trate- de que quien está al frente del país busca quedarse a costa de todo. Especular no es nuevo, pero no debe pasar de ser chisme de pasillo.

Desde 2014 la elección consecutiva de legisladores, presidencias municipales y regidurías se incluyó en la Constitución y se ordenó aplicarse a partir de 2018.

El portal poll.mx (aunque la Cultura Impar no conoce a nadie de quienes lo desarrollan, sí lo recomienda ampliamente, sin duda alguna), entre otras cosas publica estadísticas y predicciones de la política nacional que enriquecen el entendimiento de lo que por ahora vivimos.

Para mentalizar lo que se avecina para 2024, baste decir que serán más de 20 mil candidatos dando la vuelta en cada región del país, representando cada uno su propuesta partidista, política y de convencimiento. Por eso es importante saber qué haremos con nuestro voto. Obvio, solo votaremos por unos cuántos, pero aun así el bombardeo mediático será todavía más impresionante a partir de enero próximo.

Habrá que empezar por el lado legislativo. Por primera vez en la historia electoral del país habrá reelección senatorial, ya que en el caso de los diputados, ya habían participado en un primer proceso.

En México hay 1,613 diputados (500 a nivel federal y mil 113 a nivel local; y a su vez, 971 por mayoría relativa y 642 por representación proporcional). La Ley electoral explica que los de mayoría relativa son aquellos que obtienen su curul a través del voto directo de los electores y contienden por un distrito federal (300) o local (671), mientras que los de representación proporcional (200 federales y 442 locales) surgen de las listas que brindan los partidos políticos para ocupar (en orden) los sitios disponibles respecto al porcentaje obtenido en los comicios. En realidad estos últimos no compiten, sólo esperan.

Tan solo en el Congreso de México, de 500 diputados que le conforman, 424 ya se anotaron para reelegirse en 2024. De éstos, solo unos cuantos (ni el 10 por ciento) dejaron huella al presentar proyectos legislativos y estar en todas las sesiones; pero eso es otro tema.

De los 128 senadores, 60 buscarán la reelección (algunos ya se fueron para tratar de ser gobernadores en su entidad), lo que hará que el Congreso mexicano trabaje varios meses con suplentes –sí, muchos de ellos calificados para lo que les viene encima, otros ni idea tienen-.

En México, hay 2,475 municipios; de estos, mil 787 se elegirán ¿Cuántos tendrán la valía para hacerlo?

Esperemos que solo sea el espejismo (de conservar el poder por el poder mismo), el momento político en México asume y prueba nuevas formas en la búsqueda de continuidad para el quehacer legislativo y de la administración pública, y trabajar para más de 120 millones de personas.


0 comentarios

Commentaires


bottom of page