google.com, pub-2505080260247083, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

La marca imborrable de los guerreros Xiongnu en la historia mundial

Redacción Frida

Si alguna vez te has preguntado qué impulsó la construcción de la icónica Gran Muralla china, la respuesta apunta al valor y cultura de los Xiongnu. Estos nómadas no solo dejaron su huella en la arquitectura china, sino que una reciente obra de Galmandakh Amarsanaa desvela evidencias de sus interacciones comerciales con potencias de la antigüedad como Roma, Egipto y, por supuesto, China.


El 33 a.C. marcó un intento de sellar la paz entre el Imperio Han chino y los Xiongnu. A través de un matrimonio arreglado, Wang Zhaojun, una voluntaria del harén imperial, tomó la audaz decisión de embarcarse en una misión diplomática, dando inicio a un periodo de calma entre ambas naciones.


Sin embargo, según Christina Warinner del Departamento de Antropología de Harvard, a pesar de estos esfuerzos por la paz, las diferencias culturales entre los dos imperios complicaron un cese al fuego duradero. Aunque los registros chinos de la historia Xiongnu son exhaustivos, los nómadas dejaron atrás pocas evidencias tangibles de su existencia. Afortunadamente, complejos mortuorios descubiertos recientemente están desvelando más sobre su legado.


Estas investigaciones arrojan luz sobre el Imperio Xiongnu que surgió alrededor del 200 a.C., posicionándose rápidamente como una amenaza para la China imperial. Este imperio, centrado en la movilidad y comercio, dominó vastas zonas de Eurasia durante tres siglos.


Pero quizás lo más revelador de estos estudios sea el reconocimiento del papel central que desempeñaban las mujeres, especialmente las princesas, en el imperio Xiongnu. Contrario a otras civilizaciones, las mujeres Xiongnu no solo ocupaban puestos de autoridad, sino que también eran pilares en la expansión del territorio. Esta tradición se mantuvo viva incluso durante el posterior Imperio mongol.

0 comentarios

Comments


bottom of page