top of page

La Corte seguirá autónoma; que Yasmín Esquivel renuncie y se titule

Por Ricardo Burgos Orozco



La Suprema Corte de Justicia de la Nación está formada por once juzgadores llamados ministros que eligen entre ellos a su presidente. Como nunca, se ha hablado y escrito tanto como en las recientes semanas, no precisamente por su quehacer cotidiano, sino por una polémica sobre el plagio de una tesis profesional por parte de una de las integrantes de ese cuerpo colegiado.


Con la elección este lunes de la nueva presidenta, Norma Lucía Piña Hernández, una mujer encabezará por primera vez la Corte y seguramente se relajará la presión política y mediática que se ha ejercido en los días recientes, que ha tenido como protagonista a una de las ministras, Yasmín Esquivel.


La juzgadora, acusada de robar un documento de titulación y quien también deseaba la presidencia de la SCJN, se quedó en el camino ya que sólo dos de los once ministros votaron a su favor, pero se mantuvo en la pelea porque otros tres aspirantes obtuvieron los mismos sufragios. Sin embargo, en la segunda vuelta fue eliminada junto con sus compañeros.


La nueva presidenta de la Corte, Norma Lucía Piña Hernández, tiene el gran trabajo de garantizar la autonomía del Poder Judicial, que hubiera quedado en entredicho si se hubiera nombrado a Yasmín Esquivel, ya que en los próximos días la Universidad Nacional Autónoma de México tendrá que decidir, por fin, si plagio o no otra tesis para realizar la suya. Todas las pistas apuntan que sí.


Al parecer, la elección de Piña Hernández fue la mejor para evitar manchas e intromisiones en el andar de la Corte, con un presidente Andrés Manuel López Obrador, que ejerció presión incluso hasta horas antes de la elección para que no se decidieran por el ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena porque cuando fue titular del Servicio de Administración Tributaria hubo auge de factureras y condonación de impuestos.


Al tomar posesión, Norma Lucía Piña Hernández prometió independencia judicial, fortalecimiento de la función jurisdiccional, combate a la corrupción, una reingeniería y medidas de mejora de la actividad administrativa de la Corte y del Consejo de la Judicatura Federal. La nueva presidenta llega al cargo con una vasta experiencia desde 2015 en ese cuerpo colegiado; reemplazó a Olga Sánchez Cordero, fue encargada de la primera sala de la SCJN, encargada de revisar casos de jurisprudencia criminal y civil, pero también ha sido magistrada de distrito, estudio para profesora de educación primaria en la Benemérita Escuela Nacional de Maestros, licenciada en Derecho por la UNAM, con especialidades en Derecho Constitucional, Psicología, Comunicación y otros estudios.


Por su parte, Yasmín Esquivel, aspirante derrotada, tendrá que enfrentar en unos días más la decisión universitaria sobre el plagio de su tesis. Bien haría, antes que se dé el resultado definitivo, renunciar a su cargo y, ahora sí, titularse con todas las de la ley, aunque tenga que ponerse a estudiar, como lo hemos hecho miles de profesionistas en este país.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page