La ciencia menciona que no se pueden detener o eliminar los huracanes

Redacción David Enciso ANCOP



Cada temporada el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. recibe alertas de habitantes por los constantes eventos climatológicos que llegan a ser considerados terribles, esto de acuerdo con Dennis Feltgen, del área de Asuntos Públicos de la institución.


Feltgen y su equipo mencionan que los huracanes son mucho más grandes y poderosos de lo que la mayoría de las personas pueden conceptualizar o se imagina, por eso las medidas o tácticas que se llegan a tomar ante un evento así no funcionan del todo bien.


“Tan cuidadosamente razonadas como están algunas de estas sugerencias, todas comparten la misma deficiencia: no aprecian el tamaño y la potencia de los ciclones tropicales”, comentó Feltgen.


La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica mantiene una lista completa de métodos deficientes y que no funcionan para deshacer huracanes, tales como: sembrar tormentas con yoduro de plata, poner cosas en la superficie del océano para evitar la evaporación o enfriar la superficie del agua con icebergs.


De 1962 a 1983, el Gobierno de Estados Unidos puso en marcha el Proyecto Stormfury, con el objetivo de debilitar las tormentas tropicales al sembrarles yoduro de plata. El proyecto involucró arrojar contenedores con el material fuera de la pared del ojo de una tormenta, pero poco tiempo después se dieron cuenta que no se podían eliminar o retener estos eventos naturales.

10 visualizaciones