top of page

Jeff Bezos a la luna

Redacción: Joel Charles

Luego de un pequeño berrinche llamado demanda, porque la NASA decidió elegir a Elon Musk para construir un módulo lunar para la misión Artemisa 3, ahora se ha hecho un contrato con el dueño de Amazon para fabricar un segundo módulo nombrado Blue Moon.


Jeff Bezos está acostumbrado a conseguir lo que se propone y aunque la Luna se le había resistido hasta ahora, por fin ha conseguido que su nombre vaya a pasar a la historia de la carrera espacial formando parte de Artemisa, el programa para regresar a nuestro satélite.


Cuando la NASA lanzó la convocatoria para construir el módulo que llevaría a los humanos de vuelta a la luna en la misión Artemisa 3, la primera versión del Bue Moon conocida como Blue Origin quedó entre los finalistas, como ya es bien sabido, el ganador fue el Space X de Elon Musk, y aunque en un principio se tenía pensado escoger a dos de las tres empresas finalistas, por razones de presupuesto se descartó esta opción.


Dado que una de las razones por las que la NASA eligió a SpaceX, además de los contratos de las naves Dragon que ya tenía con esta empresa, fue que su propuesta era más económica (su coste era de 2.900 millones de dólares frente a los 5.900 millones del consorcio de Blue Origin), Bezos llegó a proponer poner dinero de su propio bolsillo si la agencia espacial elegía también a su Blue Moon.


Para alivio de Bezos, el pasado mes de septiembre, la NASA convocó un nuevo concurso para desarrollar un segundo módulo que daría servicio a sus astronautas en futuras misiones Artemisa, que ha logrado ganar su empresa. Sus oponentes en esta ocasión eran Dynetics, de nuevo, y Northrop Grumman.


El contrato, por un total de 3.400 millones de dólares, financiará el diseño, desarrollo y pruebas del módulo de alunizaje Blue Moon para que cumpla con los requisitos que exige la NASA para viajar a la Luna y acoplarse a la futura estación orbital lunar Gateway.


"Tener dos diseños distintos de aterrizaje lunar, con diferentes enfoques sobre cómo satisfacer las necesidades de la misión de la NASA, proporciona más solidez y garantiza una cadencia regular de aterrizajes en la Luna", ha explicado por su parte Lisa Watson-Morgan, gerente del Programa del Sistema de Aterrizaje Humano en el Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA, en Huntsville, Alabama.


Desde su punto de vista, "este enfoque competitivo impulsa la innovación, reduce los costes" para "aumentar las oportunidades comerciales que pueden servir a otros clientes y fomentar una economía lunar".


0 comentarios

Commenti


bottom of page