INVESTIGAN PROTECCIÓN DEL GARBANZO CONTRA CÁNCER DE COLON

Actualizado: ene 6

NOTA

Redacción ANCOP

Experimentos realizados en modelos animales, se comprobó que la leguminosa cocida reduce los tumores y disminuye la oxidación de lípidos y proteínas.



La Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer (IARC) perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OMS), estima que el cáncer de colon y recto es el tercero más frecuente en México.


Ante esa circunstancia y buscando contribuir a reducir tal índice, científicos del Instituto Politécnico Nacional, IPN realizan un proyecto en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas.



La Doctora en ciencias de los alimentos María Stephanie Cid Gallegos, explicó que el garbanzo contiene carbohidratos, proteínas, lípidos y compuestos bioactivos entre los que se encuentran algunos compuestos no nutricionales, que pueden afectar el valor nutricional de la semilla, pero al ser inactivados o disminuidos por cocción, han demostrado un efecto terapéutico a nivel preventivo.


Los experimentos consistieron en administrar en la dieta en roedores, harina de garbanzo cocido durante dos semanas, antes de inducir químicamente cáncer de colon y continuaron 14 semanas más con el tratamiento después de que se les provocó la enfermedad.



La investigadora detalló que hicieron una evaluación en modelos animales en tres momentos de la evolución de la carcinogénesis, y en cada etapa llevaron a cabo análisis con técnicas histológicas, histoquímicas, inmunohistoquímicas y espectrofotométricas, para así comprobar que la cocción del garbanzo mejora la concentración de macro y micronutrientes; asimismo, los compuestos no nutricionales se reducen o inactivan.


Refirió que los cambios en la composición nutricional del garbanzo favorecen la prevención de la enfermedad: “específicamente el efecto protector de las dietas con sustitución de garbanzo al 20 por ciento en roedores con cáncer de colon se evidenció en una mayor reducción de tumores y disminución de la oxidación de lípidos y proteínas, asimismo decrecieron los marcadores de proliferación, oxidación e inflamación”, informó.



Cid Gallegos recomendó disminuir la ingesta de alimentos ultra procesados e incluir, leguminosas como el garbanzo, alimentos que se producen en las milpas mexicanas (maíz, calabaza, frijol, chile), así como incrementar el consumo de frutas y verduras, con el propósito de mantener una microbiota saludable y como consecuencia de ello disminuir el riesgo de padecer cáncer de colon.