Investigadora del IPN busca crear plaguicida ecológico para el cultivo del jitomate

La experta trabaja para crear plaguicida ecológico que podrían emplearse en sustitución de plaguicidas sintéticos para proteger cultivos del jitomate.

El jitomate es uno de los alimentos naturales más implementados dentro del arte gastronómico gracias a la versatilidad que resguarda en sus características y el sabor que da en cada comida. Consciente del papel y valor gastronómico que este cultivo tiene, la investigadora del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Mariana Miranda Arámbula, busca la forma de poder crear un plaguicida ecológico que permita cuidar el cultivo del jitomate.


Mariana Miranda Arámbula actualmente se encuentra realizando diversas pruebas en moléculas extraídas de plantas arvenses (maleza) con potencial actividad bactericida, fungicida y fitotóxica, las cuales podrían emplearse en sustitución de plaguicidas sintéticos para proteger cultivos de dicho fruto y mejorar su calidad permitiendo crear un producto de total importancia.


La experta en la materia indicó que los bioensayos dirigidos bajo el método in vitro han observado que los metabolitos secundarios obtenidos de algunas plantas provenientes de Tlaxcala, logran inhibir microorganismos, como hongos y oomicetos, los cuales merman la producción del jitomate. Es aquí donde el proyecto toma más importancia ya que esto representa un avance a este tipo de cultivos para tener al final frutos con mayor rendimiento y calidad.


Asimismo, la experta en la materia aseguró que debido a las plagas en nuestro país se llegan a perder entre el 30 y hasta el 70 por ciento de las cosechas de jitomate y al crear una alternativa para este problema, las cosechas evitarían tener hasta una pérdida total del producto.

Cuando cierto tipo de hongos infectan los cultivos, la pérdida puede ser total. Por ejemplo, hay un oomiceto (Phytophthora spp.) que es muy difícil de controlar y comprobamos que in vitro los extractos y algunas de sus fracciones de las plantas seleccionadas son altamente efectivos contra este patógeno”, mencionó.

Hasta el momento se sabe que los metabolismos que contendrá este proyecto ya han probado su efectividad in vitro, sin embargo, los expertos aún trabajan en garantizar que se logre inhibir a los microorganismos patógenos, pero que con la misma fórmula, no se dañe a los que se encuentran en los suelos y son benéficos para los cultivos, ni afecten a los insectos polinizadores.


Finalmente, la investigadora del IPN reveló que este ambicioso proyecto se lleva a cabo en colaboración con químicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y se ha contado con la participación de los productores de algunas regiones de Tlaxcala. Después de todo, se pretende crear un plaguicida ecológico para el cultivo del jitomate que permita mejorar varios ámbitos que involucran la cosecha de este alimento natural.