top of page

Interés por México

Por Deborah Buiza



Recuerdo de niña haber escuchado que “hay tres cosas que cada persona debería hacer en su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro”, siendo pequeña se me hacían tres tareas bastante complejas de lograr, aunque pensé que sería una buena idea hacerlas.


Al tiempo, en una actividad escolar nos regalaron unos arbolitos que sembramos en el camellón enfrente de la casa en dónde vivimos y pensé que al menos el punto de la sembrada del árbol estaba resuelta, me sentí contenta, sin embargo aún quedaban dos pendientes. Después, en alguna conversación escuche decir a mi papá que aquello de “escribir un libro” podría resolverse haciendo una tesis de licenciatura (aunque yo había imaginado escribir una novela pero igual podría funcionar).


Hoy desde mis 40+ caigo en la cuenta de que compré una idea y nunca me pregunté ¿para qué plantar árboles, tener hijos y escribir libros? y mucho menos me detuve a cuestionarme si era algo que yo quisiera realizar.


Creo que frases como la del poeta José Martí, y muchas otras que andan circulando por todos lados, repetidas casi que como “mantras”, “perlas de sabiduría” o “verdades inexorables de la vida” con el paso del tiempo, al perder contexto y bajo otras circunstancias, quedan desactualizadas muchas veces sin darnos cuenta.


Las creencias además de darle dirección y fondo a nuestra conducta necesitan ser revisadas cada cierto tiempo, analizadas, replanteadas y en el caso de ser necesario sustituidas por unas que nos funcionen más o que sean más “apropiadas” a las condiciones en las que nos encontramos o a lo que queremos lograr, no realizar el ejercicio de revisar y reformular nuestras ideas puede llegar a limitar nuestra experiencia y entorpecer nuestro desarrollo.


En este caso y a modo de ejemplo (te propongo como ejercicio que le apliques la misma pregunta a cualquier creencia que quieras revisar) preguntémonos: “¿aún es válido en este 2023 para mí esto de tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro?”.


¿Qué pasa si no queremos o no podemos tener hijos o hijas? ¿Qué pasa si no queremos escribir un libro, porque no nos guste o no sepamos? ¿Qué tal que lo nuestro no es sembrar árboles?


Si de lo que va es de dejar huella, una maravillosa huella, en el mundo y en los demás, ¿qué cosas podríamos plantar, criar y escribir que permanecieran en el tiempo y nutrieran la historia?


Se me ocurre que tal vez podríamos cuidar a las infancias que ya están aquí, sin importar si las parimos o no, que podríamos trabajar porque cada vez más espacios fueran más amigables para ellos y porque las condiciones laborales fueran las idóneas para la crianza, de tal forma que tanto cuidadores como menores pudieran vincularse y desarrollarse óptimamente.


Tal vez podríamos sumarnos a la infinidad de pequeñas grandes acciones en mejora de la ecología o quizá contribuir en alguna organización de la sociedad civil en el tema que nos interese.


Quizá no lleguemos a escribir un libro, pero qué tal unos mensajes motivadores con frases de aliento y cariño para la gente que amamos, o con la que por alguna razón nos vinculamos… no sé, sólo son unas ideas, así a bote pronto.


Y a ti, si fuera el caso, ¿qué te gustaría plantar, criar o escribir? o ¿qué idea te gustaría replantear para darle otra dirección a tu vida?

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page