Instalan en UNAM el centro de información GALILEO

Es el Sistema Europeo de Navegación Satelital Global que sirve para mejorar la visibilidad de la navegación por satélite de barcos, aviones, trenes, automóviles, teléfonos inteligentes y equipos robóticos.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a través de la Unidad de Alta Tecnología (UAT) de la Facultad de Ingeniería (FI), es la nueva sede del Centro de Información del Proyecto Galileo para radionavegación y posicionamiento satelital de la Unión Europea (UE), en América central y el Caribe.


Este Centro de Información Galileo (GIC) para México, Centroamérica y el Caribe, promovido y cofinanciado por la Comisión Europea (Dirección General de Industria de Defensa y Espacio), será gestionado por un consorcio de relevantes universidades y socios industriales: la UNAM, la Universidad Politécnica de Madrid (UPM); Telespazio Ibérica, Everis, Enaire, Telespazio SpA, Geotecnologías.


Los servicios que ofrece son gratuitos y proporciona numerosos beneficios; por ejemplo, la autentificación de mensajes de navegación para garantizar la fuente origen del mensaje y evitar intromisiones; trabaja con doble frecuencia lo que garantiza robustez frente a interferencias e incluye un rubro dedicado a emergencias con enlace de retorno útil para rescates.


El sistema satelital entró en operación a partir de 2016 (servicios iniciales de Galileo), por lo que actualmente numerosos dispositivos de navegación para barcos, automóviles, teléfonos inteligentes, trenes, aviones, inclusive equipos robóticos, están equipados con chips receptores de la señal de Galileo.


María Mota Rodrigo, de Telespazio Ibérica y coordinadora del GIC para México, Centroamérica y el Caribe, precisó que el también conocido como GPS Europeo es el primero en su tipo en ser manejado por civiles y cuenta actualmente con una flota de 26 satélites en órbita que ofrece sus servicios en todo el mundo, principalmente en Europa a partir de 2016. Además, los programas de navegación de los satélites europeos (Galileo y EGNOS), claves para fomentar el desarrollo de la economía digital, ya están disponibles, son gratuitos y plenamente interoperables con GPS, proporcionando información de posicionamiento con gran precisión y confiabilidad.


Nuevas lineas de investigación


Ubicado en la Ciudad de México y con instalaciones de formación en Querétaro y en la UAT, contribuirá a mejorar la visibilidad de la navegación por satélite europea en la región y ayudará a promover la cooperación en Galileo entre el ecosistema espacial de la UE y los actores de la región, a diferentes niveles.

Galileo es el Sistema Europeo de Navegación Satelital Global (GNSS, por sus siglas en inglés) que ofrece servicios de posicionamiento de alta precisión por parte de la UE para uso industrial, institucional y académico.


José Alberto Ramírez Aguilar, de la FI, precisó que para la UNAM el inicio de operaciones del GIC “representa una gran responsabilidad y compromiso. Nuestra Universidad tiene ese espíritu de divulgar el conocimiento y generar nuevas líneas de investigación y aplicaciones en beneficio de nuestro país y la humanidad”.


El también miembro del programa LATCOSMOS-C precisó que si bien en México estamos más acostumbrados al sistema de posicionamiento global (GPS, por sus siglas en inglés), existen otros más en el mundo y las ventajas que trae consigo Galileo lo hacen interesante. A partir de ahora, añadió, la UAT se convierte en un enlace con otros países de la región para la capacitación en EGNSS en colaboración con la UPM.


“Vienen muchas aplicaciones interesantes en los diferentes sectores, industrial e investigación, inclusive en aviación. Galileo está muy interesado en los clústeres aeronáuticos, y a partir de ahí, tanto la UNAM como la UPM, organizaremos cursos de capacitación, entrenamiento del sistema para todos aquellos interesados en crear una aplicación, ya sea industrial o de investigación”, explicó.


Especialmente, aclaró Ramírez Aguilar, la parte académica será importante porque se espera que estudiantes de doctorado realicen aportes en temas diversos como los sistemas de recepción de señal, navegación, características técnicas, demostradores, entre otros.


Al retomar sus comentarios, Mota Rodrigo expresó: “estamos muy contentos con que la UNAM, en particular la Unidad de Alta Tecnología de la Facultad de Ingeniería, estén interesados en participar con nosotros en el consorcio. Para nosotros, la componente universitaria es clave para garantizar el éxito del proyecto, no podemos dar cursos sin apoyarnos en los académicos y qué mejor que una universidad con tanto prestigio y localizaciones en México pudiera darnos este soporte”.


En este caso, la instalación del Centro de Información en espacios de la UNAM busca fomentar el desarrollo de actividades a nivel académico y de colaboración con la UPM, “para conseguir que el proyecto, a nivel global, incremente y promocione el uso de Galileo en la región, el desarrollo de nuevas aplicaciones y la generación de nuevo conocimiento de México, Centroamérica y El Caribe”.

Ambos expertos destacaron que el GIC, el cual en principio operará durante tres años en la UAT, atrajo la atención de algunos estudiantes quienes establecieron comunicación con ellos a fin de desarrollar aplicaciones de GNSS para vehículos de nueva generación, Smart-cities, sistemas de navegación, drones, y equipos no tripulados que, debido a la pandemia, adquirieron auge en el mundo.