Hidrógeno Verde: La clave para combatir el cambio climático y crear una economía sustentable

El hidrógeno es el elemento más abundante del universo y aprovecharlo puede llevar a México a la transición energética y la reindustrialización.

La crisis climática provoca que surjan soluciones tecnológicas que hagan menos contaminantes a las economías, sin perder las bases industriales y productivas de las que dependen. El uso y aprovechamiento del hidrógeno, el elemento químico más abundante en el universo, puede convertirse en un vehículo para la reindustrialización y la transición energética con crecimiento económico verde en México y el mundo.


El hidrógeno está presente en una gran variedad de usos industriales, desde fertilizantes hasta la refinación de petróleo, que lo vuelven un insumo muy valioso para la actividad económica.


De acuerdo con la consultora Research and Markets, se calcula que en 2021 el valor de mercado del hidrógeno en el mundo alcanzará los 145 mil millones de dólares.


La inmensa mayoría del hidrógeno producido en el mundo es “gris”, es decir, proviene de fuentes fósiles que causan gases de efecto invernadero, por lo que es un insumo poco sustentable. Sin embargo, innovaciones tecnológicas recientes han permitido extraerlo sin emisiones llamado hidrógeno “verde”.


¿Cómo se consigue el hidrógeno verde? Producir este elemento es ahora una de las aplicaciones tecnológicas más en auge en el mundo energético. Una de estas prácticas es producirlo mediante electrólisis, que consiste en hacer pasar una corriente eléctrica a través de agua para separar el hidrógeno del oxígeno.


Esta corriente eléctrica proviene de fuentes renovables, por lo que no conlleva emisiones de gases contaminantes. El hidrógeno entonces se captura y almacena para luego utilizarse, incluyendo en la generación de energía eléctrica, fertilizantes, combustión, entre otros.


La importancia del hidrógeno verde en las economías y el ambiente


La versatilidad del hidrógeno lo convierte en un vehículo ideal para la descarbonización de las economías. Por ejemplo, a través del hidrógeno verde se puede almacenar energía renovable.


La energía generada en parques solares durante el día se convierte en hidrógeno que luego puede usarse para generar electricidad por la noche.


Por ello, muchos gobiernos han lanzado recientemente estrategias nacionales que permitan el desarrollo de una economía del hidrógeno, que genere una reindustrialización al mismo tiempo que se combate al cambio climático.


Economía sustentable


Un caso en Latinoamérica es Chile, que publicó en diciembre del 2020 una estrategia nacional que permite descarbonizar y crecer su economía. La estrategia chilena incluye el aprovechamiento de los potenciales de energías renovables con que cuenta el país y usarlo en transporte, minería y electricidad.


Un elemento clave es su potencial para que, a través del hidrógeno, se exporte energía renovable a los mercados de la cuenca del Pacífico.


Otros países como Alemania, Japón, Australia o Brasil cuentan con proyectos enfocados en hacer crecer sus economías con el despliegue masivo de la industria del hidrógeno.


En México la discusión sobre la economía del hidrógeno verde no es menor. Por ejemplo, el Programa para el Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (PRODESEN), que recién publicó la Secretaría de Energía, ya contempla la generación de electricidad con esa tecnología, si bien en una proporción muy pequeña respecto de su potencial real.


Cada vez más organizaciones académicas y del sector privado impulsan la discusión sobre las ventajas de esta tecnología. Para que la nueva economía del hidrógeno sea exitosa, debe considerarse el factor social y laboral como un elemento fundamental.


No hay transición energética valiosa si no toma en cuenta la creación de más y mejores empleos. Además, las nuevas actividades industriales no pueden perjudicar más al deterioro del medio ambiente.


El desarrollo de la economía del hidrógeno verde dependerá de las estrategias nacionales de los gobiernos, y de los mecanismos e incentivos que aproveche la industria.