Hay libros que deben publicitarse todo el tiempo

CULTURA IMPAR

José Manuel Rueda Smithers La muerte es un hombre que galopa entre las noches que columpia el insomnio.

Es un varón disfrazado de oscura damisela. Tiene unas rosas en las manos y un cordel para colmar el cuello… Poema La muerte no es una mujer, de Ana Ilce Gómez, de Nicaragua

Los números son impresionantes, y lo mejor que podemos hacer es meternos en la dinámica del rechazo y que ya no se vea como algo normal. Es momento de exigir que los gobiernos, en sus tres niveles, se apliquen de verdad. Las estadísticas dicen que en México, cada día asesinan a 11 mujeres.


En un recorrido visual en varios medios, la Cultura Impar se topó con una de esas noticias que no se sabe si alegrarse, o por el propio tema, bajar la vista a manera de respeto e impotencia.


En Reporte Índigo, Luz Rangel escribió una nota por demás interesante acerca de la presentación del libro Mexicanas en pie de lucha, coordinado por Nayeli Roldán con la fotografía de portada de Andrea Murcia, y recién publicado por Grijalbo.


Y es una recopilación del trabajo que Ivonne Melgar, Daniela Rea, Valeria Durán, Claudia Ramos y Laura Castellanos,


Son seis reportajes, de estas seis periodistas que (afortunadamente), tienen una misma línea: dejar testimonio sobre el doloroso panorama de la violencia machista en que vive México.


Maneja que este libro se dedica a las mujeres que luchan todos los días en medio de las violencias de género, entre ellas, las periodistas. También reconoce -en los agradecimientos- a académicas y funcionarias.


Una publicación con letras valientes, pero llenas de verdad. Una publicación donde el lector topa con una realidad que sale de la escenografía inventada como vida diaria, y entiende que lo que sucede en la sociedad, grita y golpetea por llamar la atención y pasar de las letras a las acciones firmes y bien orientadas


Por su parte, Elisa Ramírez, de El Heraldo, hizo ver algo igual de interesante: “Este libro colectivo también es una reflexión sobre la relación del Estado con las mujeres, que, con cifras oficiales en mano, hace una revisión de la larga lucha feminista en México. Además, la publicación está dirigida a toda la población interesada en la crisis y batallas que viven a diario las mujeres en este país por el aumento de la violencia”.


Es de esos libros que dejan un hueco en el estómago, ante la incertidumbre y la impotencia que se siente cuando no se pueden controlar las cosas. Las periodistas que escribieron el libro, representan a diferentes generaciones de mujeres en los medios, y eso da una perspectiva distinta a cada capítulo, y enriquece la lectura.


Es cierto que cuando empezó esta fallida 4t, una de las esperanzas era que se dieran muchos más apoyos para las acciones pro feministas. Oh decepción. Aunque en el discurso todo apuntaba para el sí (como todos los discursos con sus datos mañaneros), en la realidad cada vez es más evidente el autoengaño con el cuento de ser el gobierno más feminista de la historia.


Definitivo, crisis y batallas de las que no debemos permanecer ajenos, y desde nuestro propio entorno, dar lo que se pueda para apoyar y abrir los ojos en este sentido.


En lugar de acciones concretas y trabajo efectivo, sólo escuchamos la necedad de ese hombre derrotado por el crimen -organizado o no- es crimen: abrazos, no balazos.


Que inutilidad de palabras huecas.