Hacer equipo para la vida

Por Déborah Buiza G

Terapeuta y especialista en Desarrollo humano

28/10/2012

Imagínate que eres un personaje de ficción en una película de acción y tienes una misión, para cumplirla exitosamente necesitas a un equipo (si, eres un superhéroe pero hasta ellos necesitan ayuda y no pueden hacerlo todo solos), ¿a quién llamarías para formar parte de él?


En la vida, a veces sin buscarlo o sin estar realmente conscientes de ello, vamos formando una suerte de equipo que nos va acompañando en distintas misiones personales, profesionales o laborales. Sin embargo, en muchas ocasiones y también a veces sin darnos cuenta, lejos de rodearnos de gente que nos aporte nos relacionamos con personas que nos restan energía, recursos, motivación y que nos influyen de manera negativa.


¿Quiénes son estas personas? ¿Cuál es su propósito?¿Cómo identificarlas? En realidad, puede ser cualquiera, no es necesario que sea claramente identificado como tu enemigo o alguien a quien le caes o te cae mal, puede ser incluso de tu familia o del círculo más cercano de amigos (as) o colegas, puede ser alguien a quien quieras mucho, pero que sus comentarios, actitudes y acciones resultan negativos, desafortunados, poco inspiradores, dañinos e hirientes (aunque sean sin mala intención, afortunadamente) y que te dejan con una sensación de malestar o incomodidad, y a la larga, si lo permites, con dudas o temores que te limitan a seguir adelante.


Si de alguna forma tu paso por la vida “dependiera” del equipo que conformases, ¿escogerías a este tipo de personas para formar parte de él? En tu vida, ¿hay alguien así? ¿su presencia ha influido de manera positiva o negativa en ti o en tu vida? De vez en cuando vale la pena revisar nuestras relaciones interpersonales, y por salud mental y bienestar personal, deberíamos preferir aquellas cuya presencia aporten crecimiento, felicidad, tranquilidad, conocimientos y fortaleza en algún sentido.


Busca relacionarte con personas positivas y con buena autoestima que te inspiren a ser mejor persona. Rodéate de aquellos que te hagan sentir valioso y en quienes puedas encontrar apoyo, solidaridad, afecto y puedas crecer. Limita los espacios y relaciones con aquellas personas que no aporten positiva y significativamente a tu vida.Siempre será mejor opción relacionarse con personas sonrientes, exitosas y con atributos positivos que con aquellas que parecen estar en guerra constante con el mundo o que van por la vida tirando basura emocional a todo aquel que encuentran a su paso.


Y tú, ¿con quién haces equipo en tu vida?