Giros a tu favor


“Cuando algo está mal, voltéalo y busca algo mejor” canta Daniel Tigre, personaje de dibujos animados de una serie de televisión para preescolares, cuando algo no sale como espera y busca una opción para darle vuelta al asunto y encontrar un mejor resultado, por supuesto que naturalmente de él no salió, como es pequeño los adultos que están a su alrededor le enseñan cómo hacerlo.


¿Tú cómo aprendiste a darle un giro más conveniente para ti a las cosas que no salen bien?

Cuando algo no sale de acuerdo a nuestras expectativas o deseos es usual frustrarse y dependiendo de las herramientas con las que contamos es que será más o menos sencillo remontar el asunto e incluso conseguir que las cosas salgan mucho mejor de lo esperado.

Con los pensamientos podríamos hacer lo mismo, ¿lo has intentado?


A veces solemos agotar nuestras energías y tiempo dándole demasiada importancia a lo que dicen de nosotros y también a lo que decimos de nosotros mismos, principalmente cuando es algo negativo, ¿qué pasaría si a todos esos pensamientos pudieras darles un giro y transformarlos en algo más alentador, positivo o neutro?


Te propongo hacer dos listas, en una, las cosas que te dicen los demás qué te han impactado, lastimado, hecho enojar o que te han hecho dudar de ti, y en la otra, esos pensamientos negativos que tienes sobre ti mismo. Ojo no se trata de que al mirar todo eso te vengas para abajo, así que no te quedes ahí y continúa con el ejercicio. Ya que tengas ambas listas, a lado de cada pensamiento o frase escribe la propuesta en positivo o neutro, por ejemplo (de la primera lista) “¡Cállate, tú no sabes!” la propuesta podría ser algo como “Mi opinión es valiosa”, o (de la segunda lista) “No me siento segura de dar mi opinión, que tal que la riego” por “Aunque no me sienta segura puedo dar mi opinión”.


Quizá no resulte un ejercicio fácil de hacer, sobre todo porque hay algunos pensamientos muy arraigados desde pequeños, pensamientos que han alimentado nuestra realidad y cualquier cambio se puede sentir extraño de principio, sin embargo si nos damos un poco de tiempo, nos tenemos paciencia y somos amorosos con nosotros mismos podemos empezar a darle un giro aunque sea poquito a poquito a lo que pensamos, de tal forma que con la práctica es posible que en algún momento hacer el giro sea como encender/apagar un interruptor.


A ti ¿qué te permitiría darle un giro a tu favor a esos pensamientos que te han limitado?

Podrías voltearlos y buscar algo mejor, ¿lo intentarás?