Gana certamen propuesta de ciudad flotante en el mar

Blue Sky Innovation Competition busca atender retos de la ingeniería civil en la época actual.

Alumnos de la Facultad de Ingeniería (FI) lograron el primer lugar del concurso Blue Sky Innovation Competition, organizado por la American Society of Civil Engineers (ASCE). El grupo, conformado por los estudiantes de ingeniería civil, Ángela Cruz Lugo, Daniela Bañuelos Gutiérrez, Ángeles Vega Quijada y Mario González Sandoval, triunfó con su propuesta de una ciudad flotante construida en medio del océano, totalmente sustentable.


El certamen realizado como parte del Simposio de Estudiantes Texas-México 2021 de la ASCE busca atender los retos de la ingeniería civil para la época actual, mediante el uso de energías renovables y la disminución del impacto ambiental.


Los universitarios, integrantes del capítulo estudiantil de la ASCE, se enfrentaron a sus pares de siete instituciones de educación superior, dos mexicanas —el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey y la Universidad Autónoma del Estado de México— y cinco de Texas.


El segundo puesto correspondió a la Universidad de Texas de El Valle de Río Grande, mientras que en tercer sitio quedó el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.


Los participantes deben presentar proyectos sostenibles en todos los ámbitos: económico, ambiental y social. Es bien sabido que la construcción es una de las áreas que más contaminación produce, lo cual se resolvió con el uso de bioplástico para minimizar la repercusión ambiental o que ésta fuera nula.


Mario González dijo que la propuesta Floating Agriculture (Agricultura Flotante) busca lograr la autonomía alimentaria de una ciudad de ese tipo, y para ello se desarrollaron módulos de cultivo para la práctica de la agricultura sostenible y asegurar la autonomía al máximo grado.

Sin embargo, “no nos quedamos sólo con la parte de la agricultura, proponemos construir módulos de cultivo mediante el uso de bioplásticos, los cuales se generan a partir de algas que se hacen crecer con agua residual proveniente de la misma ciudad flotante, a la que se le da tratamiento con fotobiorreactores, lo que permite, además, generar biomasa para la obtención de los bioplásticos”.


El equipo de esta casa de estudios optó por la impresión 3D de dichos módulos, cuya propuesta les da la posibilidad también de generar otro tipo de materiales como herramientas o muebles para el hogar.

Resolver contratiempos


Ángela Cruz explicó que esta competencia está orientada a resolver los contratiempos en megaciudades o en ciudades flotantes, situaciones que se están abordando en la Sociedad Americana de Ingenieros Civiles.


El certamen consistió en una presentación oral y un trabajo escrito de la propuesta (de manera virtual), además de un cartel, el cual enviaron previamente hasta Austin, Texas, sede del concurso, detalló.


Destacó que el jurado consideró que las propuestas mostradas sean innovadoras, dieran solución a problemas de las urbes flotantes y la forma de abordarlos fuera sostenible. “La nuestra fue muy completa, porque en todo momento incluimos esos requerimientos”.


Ángeles Vega expuso que esta iniciativa podría superar las dificultades de esas ciudades, pero no es necesario que existan para aplicarla, pues también contribuiría a dar respuesta a situaciones actuales en la agricultura, que en su forma tradicional tiene muchas deficiencias como la baja producción y el desperdicio de agua.


Daniela Bañuelos, capitana del conjunto, indicó que intervenir en este encuentro le permitió aprender un poco más, sobre todo de sus compañeros, estudiantes de alto rendimiento escolar. “Entender cómo trabajan y terminan detallando las cosas para aportar un resultado siempre limpio, es algo que aprendí”.


Como parte de este galardón, en junio próximo los jóvenes universitarios tendrán oportunidad de tomar parte en la edición nacional estadunidense de este certamen, donde se añadirán universidades de Canadá, China y Japón.