Filippo Lippi, el pintor de las vírgenes coronadas

+ Renombrado pintor y capellán Italiano (1457)

Lucrecia y Sofía Spinetta llegaron al Convento de Santa Margherita, en Prato, Italia, a principios de julio de 1456, en donde era capellán Filippo Lippi, renombrado pintor y monje que había alcanzado mucha fama en pintar las más hermosas madonnas, con una elegancia de líneas y delicadas transparencias cromáticas.


Filippo estaba plantado frente a su caballete, mirando la tabla en la que llevaba días trabajando. Era un encargo de Ottavio de Valenti, el personaje más acaudalado de Prato. Era una virgen sentada en un maravillosos trono reproducido con piedras preciosas. Su manto, del más fino lapislázuli, pero ¡no tenía cara! Filippo no encontraba una cara para la virgen.


Cuando fra Filippo vio a la nueva novicia Lucrecia, quedó encantado de su belleza. “Hermana Lucrecia”, le dijo con delicadeza, “es una auténtica bendición tenerla aquí, cuando tan necesitado estoy de lograr algo verdaderamente magnífico y hermosos para mí mecenas”.

Apoyado el pintor por Cosimo de Medici, logró que permitieran a la joven novicia ir a su estudio para ser su modelo. La relación entre Lucrecia Butti y el famoso Filippo Lippi tendría consecuencias insospechadas: poco después artista y musa se convirtieron en amantes y se vieron envueltos en un romance escandaloso que amenazaba destruir sus vidas.


Esto sucedía en la época del Renacimiento Italiano, un periodo donde existía un mundo lleno de pasión ilícita, injusticias terribles y abusos en la vida monástica.


Fillippo fue uno de los pintores mas importantes del Siglo XV.


Actualmente, la Sala 8 de Galerías Uffizi está dedicada al pintor Fillippo Lippi.


Profa. Mayra Nuñez P.

galeriamayra2@gmail.com

www.mayragalleryart.com

YouTube Mayra Gallery Art

103 vistas