Fauci, el zar del Covid se retira, pero no de la actividad científica

Redacción ANCOP

Después de 54 años de servicio, Anthony Fauci de 81 años, conocido mundialmente como zar del covid, se retira de la profesión. Aunque lo conocemos como el rostro visible no sólo en Estados Unidos, sino en el mundo, por su posicionamiento sobre la pandemia de coronavirus, el infectólogo más connotado de ese país ha asesorado a ocho presidentes y se ha encontrado recientemente ante situaciones graves, como amenazas a su integridad y la de su familia, por lo que incluso en tiempos recientes tenían escolta.


Sin embargo, muy a su estilo, Fauci no se anda por las ramas: la dimisión “no tiene nada que ver con las presiones, ni con todas las demás tonterías de las que se oye hablar, todas las púas, las hondas y las flechas. Eso no influye en mí”, dijo. Sin embargo, la prensa no ha dejado de señalar que en junio anunció que sería hasta diciembre de este año su salida de la administración Biden.


En su comunicado oficial dio a conocer que su dimisión es a la dirección del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) y jefe del Laboratorio de Inmunología, así como el de principal asesor médico del presidente Joe Biden. Lo que desde luego, él mismo se ha encargado de decir en su comunicado, no significa que se jubile. Al contrario. Dice que "continuará haciendo avanzar la ciencia y la salud pública e inspirando y orientando a la próxima generación de líderes científicos para que ayuden a preparar al mundo a enfrentarse a las futuras amenazas de las enfermedades infecciosas".


Sus diatribas y fuertes diferencias con el expresidente Donald Trump a causa del manejo de la pandemia, donde el relevante científico llamaba al distanciamiento social y el uso de mascarillas, mientras Trump recomendaba el uso de hidroxicloroquina, que no estaba aprobado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), es quizá por lo que las nuevas generaciones lo reconozcan.


Sin embargo, fue Fauci, ya en el NIAID, quien dirigió la respuesta de Estados Unidos durante la epidemia de VIH. Corrían los tiempos de Ronald Reagan.


Asimismo, fue punta de lanza para enfrentar al virus del Nilo Occidental, los ataques con ántrax, la gripe pandémica, varias amenazas de gripe aviar, el ébola y el Zika, sólo por mencionar los más conocidos.

4 visualizaciones