Estas bebidas suben tu glucosa en la sangre al cielo


Si eres diabético, o quieres cuidar los niveles de azúcar en tu sangre, tienes que leer lo que los mejores dietistas tienen que decir al respecto.


Bebe más: Agua


Los investigadores del diario Diabetes Care encontraron que las personas que toman medio litro o menos de agua al día eran 30 por ciento más propensas a tener el azúcar alta. La conexión parece ser por una hormona llamada vasopresina, que ayuda a regular la hidratación del cuerpo.


Los niveles de esta hormona se elevan cuando la persona está deshidratada, esto genera que el hígado produzca más azúcar en la sangre.


Qué tanta

Expertos recomiendan de seis a ocho vasos de agua al día para las mujeres y un poco más para los hombres. “Si no tienes el hábito de tomar agua, empieza con un vaso antes de cada comida”, recomienda Constance Brown-Riggs, de la Academia de Nutrición y Dieta y autora de The African American Guide to Living Well with Diabetes. “Después de algunas semanas, añade un vaso también durante la comida”.


Bebe más: Leche


Sí, sabemos que te parece que es sólo una bebida para niños, pero no es así. Según los expertos, es una de las mejores bebidas para diabéticos también. Provee el calcio, magnesio, potasio y vitamina D que tu cuerpo necesita. Además, te ayuda a perder peso.


En un estudio de 322 personas que trataban de bajar de peso (algunos con diabetes tipo 2 y otros con enfermedades del corazón), aquellos que tomaron más leche -cerca de 350 ml diarios- perdieron casi tres kilos más que aquellos cuya ingesta se limitó a medio vaso por día.


Qué tanta

De dos a tres porciones al día, siempre y cuando sea baja en grasa. ¿Crees que no podrías con tanta? Toma un vaso en el desayuno o elige lácteos para el postre, como yogurt sin azúcar. “De esta manera tu cuerpo puede asimilar la subida natural de azúcar en la sangre que sucede cuando ingieres carbohidratos”, dice la dietista Angela Ginn, del Centro para la Diabetes y Endocrinología de la Universidad de Maryland.


Bebe más: Té


No tienen calorías, saben riquísimo y tienen una cantidad impresionante de antioxidantes. En definitiva es la bebida de moda entre las personas que quieren bajar sus niveles de azúcar.


Un estudio chino arrojó que el té negro, no el verde ni el oolong, aunque también son muy buenos, tiene el nivel más alto de polisacáridos, estos absorben lentamente el azúcar del flujo sanguíneo.


Ojo, el té también reduce los riesgos de padecer alguna enfermedad del corazón. La excepción para estas bebidas: té frío embotellado, ¡contiene demasiada azúcar!

Qué tanto

De cuatro a cinco tazas de té están bien, sólo asegúrate de que la cafeína no te mantenga despierto toda la noche. Es mejor si buscas la opción sin cafeína. Cuida también lo que le añades: evita ponerle endulzantes, leche entera y crema.


Bebe con precaución: Café


Algunos estudios sugieren que quienes toman café tienen menos riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 (un componente en el café llamado ácido clorogénico pareciera alentar la absorción de glucosa en el flujo sanguíneo). Sin embargo, otros estudios sugieren que para aquellos que ya tienen diabetes, el café podría elevar el azúcar en la sangre o hacer que el cuerpo tarde más en procesarla.


Cuidado también con lo que le pones a tu taza matutina de café: “Azúcar, cremas endulzantes y leche entera elevan la presión sanguínea, así como el peso”, según Brown-Riggs.


Qué tanto

De dos a tres tazas al día, pero si estás teniendo problemas para controlar tu azúcar, lo mejor es dejarlo de lado para ver si esto hace alguna diferencia.


Bebe con precaución: Refresco de dieta


En algunos estudios, los fanáticos de los refrescos de dieta tenían un mayor riesgo de subir de peso que aquellos que no los consumen. En otro estudio el resultado fue que los que los tomaban tenían 67 por ciento más probabilidades de desarrollar diabetes. Una explicación puede ser que piensan que tomar bebidas de dieta les permite comer dulces y no es así.


Sin embargo, si bien existe una preocupación entre los investigadores, la Asociación Americana de Diabetes sugiere que son una mejor alternativa a una versión llena de azúcar.


Si ya tienes un hábito con los refrescos, probablemente esté bien tomar una bebida de cero calorías al día en lugar de una versión azucarada.


Este tipo de bebidas NO son para compensar o permitir el consumo de comida chatarra y dulces.


Bebe menos: Refresco y bebidas de frutas azucaradas


Con diez cucharadas de azúcar por cada lata de 350, estas bebidas pueden mandar tus niveles de azúcar en la sangre al cielo… junto con tu peso. Además de generar presión alta y enfermedades cardiacas. Una al día añade por lo menos 150 calorías vacías y de 40 a 50 gramos de carbohidratos a tu flujo sanguíneo.


Esto deriva en unos 8 kilos en tu peso al año, de acuerdo con investigadores de Harvard School of Public Health. Y todo se irá al abdomen, porque según investigadores el azúcar (ya sea azúcar de mesa o jarabe de maíz alto en fructosa) genera grasa en la sección abdominal. Son algunas de las peores bebidas para diabéticos.

Qué tanto

Nada, idealmente. Pero si ya tienes el hábito, córtalo paulatinamente tomando porciones más pequeñas por una semana o dos, o bien, mezclando refresco regular con uno de dieta para reducir la ingesta de calorías y carbohidratos.


Bebe menos: Jugo de frutas


Tu mamá te servía uno todas las mañanas en el desayuno, ¿pero son los jugos de frutas buenos para el control de niveles de azúcar en la sangre? Un hábito regular de consumo de estas bebidas puede estar asociado con un incremento en el riesgo de padecer diabetes tipo 2, de acuerdo con un estudio publicado en el Diabetes Care.


Lo mejor es comer la fruta completa y al natural, de acuerdo con Dawn Sherr, de la Asociación Americana de Educadores para la Diabetes: “Sólo deben conocer la cantidad justa de jugo que están consumiendo y la cantidad de carbohidratos en su plan alimenticio”, dice.


Qué tanto


Si de plano no aguantas el antojo, puedes tomar máximo 100 ml siempre acompañado de alimentos.