Estas 3 enfermedades son provocadas por estrés, conoce sus síntomas y evítalas

Puede que a largo plazo el estrés afecte no solo la salud física de las personas, sino también la salud mental y emocional.

El estrés se ha convertido en uno de los problemas más frecuentes durante los últimos años, especialmente para la población adulta y, aunque sus síntomas puedan parecer leves o no tan significativos como para pausar actividades cotidianas, puede que, a largo plazo, el estrés afecte no solo la salud física de las personas, sino también la salud mental y emocional. Esta situación implica cambios en el comportamiento, además de problemas de salud relacionados con la presión arterial elevada, algunas enfermedades cardíacas, obesidad y hasta diabetes.


Los síntomas de estrés pueden presentarse en diferentes formas, dependiendo de cada persona. Sin embargo, algunos de los más frecuentes pueden ser dolor de cabeza, tensión o dolor muscular, dolor en el pecho, fatiga, cambio en el deseo sexual, malestar estomacal y problemas de sueño. Respecto a tu estado de ánimo, también podrías experimentar ansiedad, inquietud, falta de motivación, irritabilidad y hasta depresión. Por ello, es importante conocer las diferentes formas que dicha tensión puede generar en nuestro organismo.


Problemas digestivos


Ante episodios prolongados de estrés, el organismo libera cierta hormonas en defensa para contrarrestar la ansiedad que la situación nos provoca. Sin embargo, cuando esto sucede, las funciones de los sistemas digestivos e inmunitarios se detienen lo que contribuye a que el cuerpo se centre en lo que interpreta como "amenaza". La situación se agrava cuando los periodos de alerta son demasiado prolongados, lo que ocasiona que nuestro cuerpo permanezca en un estado constante de emergencia.


Esto, a su vez, provoca que el intestino sufra diferentes consecuencias, como la alteración de la microbiota, la disfunción se la barrera intestinal, menor recuperación de la mucosa digestiva, entre otras. En términos menos complicados, el estrés ocasiona que el intestino se inflame, provocando enfermedades como colitis, gastritis, colon irritable y otra serie de molestias como náuseas, dolor abdominal, diarrea e inflamación.


Enfermedades Virales


Otra de las consecuencias graves del estrés es que debilita el sistema inmunológico, lo que implica que nuestras defensas permanecen en niveles bajos, lo que provoca que estemos más vulnerables a sufrir enfermedades como gripe, influenza o algún tipo de herpes. Las infecciones podrían presentarse con mayor frecuencia. Durante la actual pandemia por Covid-19 también es necesario contemplar que el estrés podría ser otro factor de riesgo frente al virus SARS-CoV-2.


Trastornos psicológicos y mentales


Padecer ansiedad, pánico o depresión también puede ser una consecuencia del estrés, pues fomenta las preocupaciones y los miedos intensos sobre situaciones cotidianas que afectan nuestra salud mental, por lo que los episodios de terror se vuelven cada vez más frecuentes, lo que los hace difíciles de controlar. El padecer algún trastorno, como la ansiedad, cambia completamente la rutina de las personas, quienes evitan acudir a ciertos lugares o enfrentarse a diferentes situaciones con tal de evitarlos.