¿Es malo comer aguacate luego de enojarse? Esto dice la UNAM

Coloquialmente se cree que no se debe comer aguacate luego de enojarse o pasar por un coraje; sin embargo, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) aclaró que el consumo de la fruta originaria de México puede traer más beneficios que perjuicios.

Jorge Saucillo Alvares, egresado de la UNAM, explicó que cuando una persona se enoja, el organismo libera adrenalina, se dilata la pupila y aumenta la frecuencia cardiaca y respiratoria, además de que se genera una secreción de ácidos en el estómago.


¿El aguacate es perjudicial después de un enojo?

De acuerdo con el especialista, consumir aguacate luego de “pasar un mal rato” sí podría ocasionar molestias por el incremento de ácidos; no obstante, los malestares tienen otra explicación.


Al vaciar la vesícula, el estómago retiene la bilis, lo que causa nauseas, vómito o inflamación estomacal, es decir, si la persona ingirió cualquier cantidad de grasas, se puede sufrir un fuerte malestar estomacal.


Saucillo Alvares agregó que cuando la bilis se queda en el estómago, esta es digerida de manera normal a la hora de ingerir cualquier alimento o hacer digestión, por lo que un posible malestar es una condición normal.

“El sentirme mal cuando comí aguacate después de enojarme, no es una cuestión de causa y efecto”. Jorge Saucillo Alvares

El aguacate empeora un enojo, ¿mito o realidad?

Ana Carolina Ibáñez, nutrióloga egresada de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), destacó que el aguacate es una grasa vegetal con múltiples beneficios al organismo, e indicó que el aguacate tiene fibra, por lo que es importante para una dieta.

“No hay ningún efecto, reacción alérgica a algún componente o ingrediente que tenga el aguacate y que pueda afectarnos a la salud cuando uno se enoja. No tiene nada que ver si consumes aguacate después de un coraje, no pasa nada”. Ana Carolina Ibáñez

Los beneficios del “oro verde”

En septiembre de 2020, Harvard Catalyst publicó una investigación en la que se encontró que el consumo diario de la fruta se asoció con niveles más bajos de lipoproteínas de baja densidad oxidadas (LDL) y LDL oxidado en adultos con sobrepeso u obesidad.

“En consecuencia, las personas deberían considerar agregar aguacates a su dieta de una manera saludable, como en una tostada integral o como salsa vegetariana” Penny Kris-Etherton, especialista en nutrición.

Pese a sus precios elevados, los aguacates son ricos en ácido oleico. Las grasas “buenas” se consideran beneficiosas porque pueden mejorar los niveles de colesterol en sangre, aliviar la inflamación y estabilizar el ritmo cardíaco, explica la Escuela de Salud Pública de Harvard.