top of page

Empresa japonesa intentará alunizaje, será la primera nave privada enviada a la Luna

Redacción Joel Charles


A las 10:40 de este martes, está previsto el alunizaje de Hakuto-R el robot de la compañía iSpace, fabricado en los Emiratos Árabes Unidos, tratará de aterrizar en un área inexplorada de la Luna llamada Mar del Frío.


Será un acontecimiento histórico. "Conejo blanco" es como se traduce en japonés Hakuto-R, el nombre de la sonda que, si tiene éxito, protagonizará la primera misión comercial al espacio, liderada por una empresa privada, que logra un alunizaje en la superficie de la Luna.


Detrás de la nave espacial se encuentra la compañía iSpace, asentada en Tokio, que ha contado con el apoyo del rover Rashid, desarrollado por los Emiratos Árabes Unidos (EAU), incrustado en el módulo de aterrizaje. Si el aterrizaje sale bien, estos dos países además incluirán su nombre en la reducida lista de naciones que han logrado pisar la Luna: Estados Unidos, la Unión Soviética y China.


"A medida que nuestro módulo de aterrizaje M1 se acerca a la superficie lunar, la Luna ocupa una mayor parte del campo de visión. Esto hace que el sol quede bloqueado durante más tiempo, lo que plantea un desafío para la gestión y generación de energía. A través de pruebas y análisis cuidadosos, el equipo de ingeniería de iSpace se ha preparado para esto y ha llevado al módulo de aterrizaje a través de los períodos más largos de eclipse con éxito", reza un comunicado de la compañía japonesa firmado por Sasha Hurovitz, ingeniero de sistemas de aviónica de naves espaciales.


El director de tecnología de iSpace, Ryo Ujiie, también ha explicado durante la previa al colofón de la misión, calculado sobre las 10.40 horas de México, que el módulo de aterrizaje está programado para comenzar su aproximación desde una órbita de 100 kilómetros de altitud.


En Tokio y en Dubái aguardan con impaciencia que llegue el ansiado momento del aterrizaje y que no sea un fracaso como la última misión con financiación privada que trató de alcanzar la luna en abril de 2019. Entonces, un módulo espacial que fue puesto en órbita por la organización israelí SpaceIL, no logró posarse en el satélite al perder el motor principal y descender sin control, estrellándose finalmente contra la superficie lunar.

0 comentarios

Comments


bottom of page